El nuevo contralor departamental

Asumió como nuevo contralor de La Guajira, el abogado y compositor José María Moscote, quien logró nueve votos a su favor de un total de once diputados, un voto en blanco y una abstención.

Si bien, el elegido logró la mayor puntuación luego de la aplicación de la prueba de conocimiento, experiencia y revisión de hoja de vida, la diputada Juana Gómez Bacci votó en blanco argumentando que ninguno de los ternados era prenda de garantía para ejercer un debido control fiscal.

La diputada al momento de explicar las razones de su voto negativo, llamó la atención para que el elegido garantice la imparcialidad, responsabilidad e independencia que requiere el control fiscal, y eso es exactamente es lo que debe demostrar el nuevo contralor departamental, para evitar convertirse en una figura decorativa.

Asume una responsabilidad enorme con la comunidad, y debe garantizar lo que le dice la ley: ejercer la vigilancia de la gestión fiscal de la administración y los particulares o entidades que manejen fondos o bienes de la nación.

Además, debe realizar el ejercicio de un control financiero, de gestión, de resultados fundado en la eficiencia, economía, equidad y valoración de los costos ambientales.

Si bien el nuevo contralor departamental ejercerá inicialmente una función preventiva, también le corresponde poner mano dura frente a aquellas situaciones donde detecte irregularidades en la contratación.

Adicionalmente, debe implementar la nueva y actualizada guía de auditoría territorial, que tiene como objetivo ayudar a que haya mayor eficiencia en los procesos de vigilancia y control.

Esa guía fue debidamente planificada entre la Contraloría General de la República y las Contralorías Territoriales con el acompañamiento de la Auditoría General de la Nación, en donde se incorporó las normas internacionales de auditoría para que el trabajo de las Contralorías departamentales sea más eficiente y permitan lograr el objetivo de cuidar los recursos públicos de todos los colombianos.

Según el contralor General de la República, Carlos Felipe Córdoba, se dio un paso importante e histórico con la nueva guía de auditoría territorial, porque el control fiscal territorial se pone a tono con lo que son las auditorías de resultados, financieras y de cumplimiento.