El paro cívico

Las muertes violentas que han vestido de luto a muchos hogares guajiros, especialmente en la vía que comunica de Riohacha al sur y la ciudad de Valledupar, llegó al límite y por eso se está llamando a la ciudadanía a un paro cívico que se sabe cómo inicia pero no cómo termina.

La protesta es justa por la indiferencia del Gobierno nacional y la administración departamental de dejar pasar los años y no buscar una solución a tan grave problema que se agudiza en el tiempo.

Además el hecho de la ubicación de un peaje en el municipio de San Juan del Cesar, que recibe el pago diario de quienes utilizan esa importante vía pero que no se retribuye para su mantenimiento, y que cada día evidencia un mayor deterioro en detrimento de quienes hacen uso de ella.

Los transportadores han logrado el apoyo de diversas organizaciones para decretar la hora cero, puesto que consideran que es el único mecanismo para visibilizar el tema y que las autoridades por fin busquen una fórmula para solucionar tan grave problema.

A la convocatoria del paro cívico, ya algunas organizaciones civiles han respondido afirmativamente y se suman a quienes la vienen organizando.

En ese orden de ideas, se requiere también que los transportadores depongan los ánimos y puedan permitirse analizar las posibles soluciones que lleguen de parte del Gobierno nacional, como las famosas alianzas público privada tan de moda en el país, para la pavimentación y reparación de vías.

Lo único cierto de toda esta problemática, es que el Gobierno nacional debe poner en su agenda de prioridades el tema de las vías de La Guajira, para que puedan asignar recursos importantes que permitan invertir en ellas en este periodo de gobierno y se conviertan en carreteras seguras para los viajeros.

Se suma también que la península requiere con urgencia unas carreteras pavimentadas, seguras y confiables, máxime cuando se está promoviendo como una región con diversos sitios turísticos que la colocan como uno de los destinos del país con mayor número de visitantes tanto nacionales como extranjeros.