El turismo de La Guajira

Tal vez la dirigencia política y gremial de La Guajira no tiene claro lo importante que es para este Departamento el desarrollo del turismo, partiendo de la base que Riohacha es un Distrito turístico, pero no tiene una Secretaría de Turismo, sino una oficina, mientras que la Gobernación cuenta con la llamada oficina de Turismo, es decir, no tienen la categoría de Secretaría.

Todo lo anterior lo hemos tomado de los postulados dejados por Enrique Herrera Barros a través de los comentarios que hizo en el programa ‘Guajira siempre’, que se emitieron por Cardenal Stereo e inclusive en su último programa realizado el pasado tres de diciembre de 2020.

La península de La Guajira ha contado con el privilegio geográfico y natural, cuya belleza la convierte en un potencial importante para el turismo, pero aparte de darle una categoría a las políticas turísticas del Distrito y el Departamento, también se requiere una gestión de tipo político para que Aeronáutica Civil autorice la llegada de otras aerolíneas que incrementen el tránsito de pasajeros para disfrutar de nuestras playas, cultura y bondades.

Dios y la naturaleza nos ha regalado una belleza de Departamento que nos convierte en el potencial turístico del Caribe, apetecido por los turistas nacionales e internacionales, pero para cumplir con ella, hay que gestionar con más aerolíneas que tenga un mayor número de vuelos y estos aumentan la llegada de pasajeros, todo porque la que tenemos en la actualidad nos da un trato de tercera categoría en cuanto al mal servicio y lo costoso que son sus tiquetes.

Aparte de la responsabilidad político administrativa que tienen las autoridades, pareciera que los habitantes de La Guajira aún no tienen claro el potencial turístico que tiene el Departamento y seguramente los indígenas wayuú ubicados en las zonas en donde se ejecuta el turismo, no han sido preparados y concientizados de lo importante que es para la economía de su entorno, los dividendos y circulantes que genera la actividad formal e informal producto de la industria sin chimenea.

Nos referimos al etnoturismo que deben prestar los operadores turísticos con la llegada del personal a las rancherías con el fin de conocer su cultura, sus costumbres y su gastronomía, mientras que las autoridades tradicionales del etnoturismo deben ejercer control para que la delincuencia no afecte a los turistas.

El turismo de sol y playa es lo más comercial en el Caribe y nosotros en La Guajira  contamos con las derivaciones del turismo cultural relacionadas con el etnoturismo y el turismo folclórico los cuales de una manera indirecta son apetecidos por los visitantes, pero debemos trabajar para darle mayor organización a la actividad. No falta quienes hacen la combinación turística al momento de agendar el placer de viajar y conocer la cultura wayuú, su gastronomía y el paisaje que en el fondo encierra muchas tradiciones que son valorados por quienes nos visitan.