El viacrucis de Riohacha

Riohacha, Distrito Turístico y Cultural, sigue sin consolidar su nueva categoría a pesar del compromiso del alcalde Juan Carlos Suaza Movil, cuando aspiró al cargo en el desarrollo de unas elecciones atípicas.

A tres meses de terminar su periodo de gobierno, pocos son los logros de la actual administración, entre otras situaciones por la crisis económica e institucional que encontró y que no le permite una real capacidad de maniobra.

A lo que se le suma un gabinete poco productivo, que no han generado los resultados que esperaba la comunidad y que sigue exigiendo solución a problemas como la invasión del espacio público, caos vehicular, falta de empleo, inseguridad y dificultades en la prestación de los servicios públicos por la alta migración, entre otros.

La administración sigue rezagada y poco tiempo le queda para mejorar en sus resultados, cuando desde el Gobierno nacional ya están exigiendo a los mandatarios trabajar en el informe que deben entregar a quien les suceda en el cargo a partir del próximo 1 de enero del 2020.

Todo ese camino tortuoso debe ser un referente para quienes viven en la capital de La Guajira y les asiste la responsabilidad de participar de las elecciones regionales del próximo 27 de octubre, para elegir nuevos gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y ediles.

Es una nueva oportunidad para ejercer un voto a conciencia, donde prime la sensatez y no la pasión, donde se valoren las propuestas que recojan los problemas del Distrito y sus soluciones.

La elección del actual alcalde del Distrito de Riohacha fue producto de casi tres años de ingobernabilidad, lo que significa que no hay espacio para repetir esa historia, de allí que el ciudadano juega un papel importante en esta nueva oportunidad a la hora de decidir en el sitio de votación por quien votar.

A 45 días de las elecciones, todavía hay un camino que recorrer, espacio en el cual los candidatos deben empeñarse para compartir sus propuestas de manera fácil, sin protagonismos y falsas expectativas, para que los electores cuenten con los suficientes argumentos a la hora de decidir.

El futuro está en poder de quienes eligen, por lo tanto no se debe olvidar el viacrucis de estos cuatro años del actual periodo de gobierno, donde los avances del Distrito en sus diferentes sectores fueron casi que nulos, perdiendo un tiempo precioso que difícilmente se podrán recuperar.