Entre el cupo y los precios de la gasolina

Desde que dejamos de consumir gasolina venezolana, carga con la que históricamente corría el gobierno del vecino país con los habitantes de La Guajira, el consumo de la gasolina colombiana se ha convertido para los guajiros en un verdadero dolor de cabeza, debido a que dependemos del estado anímico de los funcionarios del alto gobierno, del momento político que vivan nuestros congresistas, del subsidio por ser zona de frontera, del cupo de despacho en cada mes y de los acaparadores del combustible.

El Gobierno Nacional ha dicho que en La Guajira no hay aumento de precios de la gasolina colombiana,  pero los comercializadores son del criterio que los despachos llegan con los incrementos, presentándose una duda  que las autoridades locales no han podido resolver ya que puede existir una confusión en la aplicación de la sobretasa, simplemente porque el distribuidor la cobran y el municipio no lo recauda. Por el otro lado, los propietarios de Estaciones de Servicio del departamento de La Guajira han dicho que el Gobierno nacional  limitó el monto del subsidio basado en la demanda real de combustibles de cada departamento y municipio de frontera mediante el diseño de una fórmula que siempre ha arrojado volúmenes inferiores a la demanda real, lo que prácticamente paraliza la escasa actividad comercial del Departamento porque al final de cada mes, observando interminables colas buscando un galón de gasolina

El famoso cupo en los despachos de la gasolina se ha convertido en un tema del orden político porque cada vez que se agota, le corresponde a los Representantes a la Cámara hacer el lobby con los ministerios de Hacienda y Minas para que se despachen los camiones por fuera del cupo establecido, generando una verdadera intranquilidad social que impacta en la economía local.

Para nadie es un secreto que en el departamento de La Guajira consumíamos históricamente combustible de contrabando procedente de Venezuela en donde a los ‘pimpineros’ no se le aplicaba la sobretasa a la gasolina, mientras que el Estado colombiano se quitó por muchos años la responsabilidad que tenía con este departamento, reduciendo el llamado cupo de gasolina subsidiada y el cupo a precio ‘full’. Hoy que el vecino país tiene crisis de gasolina es donde los conductores hacen uso de las estaciones de servicio con combustible colombiano y en donde se obliga a la aplicación de la sobretasa en cualquiera que sea el valor que le impongan los municipios.

Hoy los guajiros estamos pagando a Venezuela la gasolina que históricamente consumimos porque el cupo que nos asignaron, parece que es vendida en el Estado Zulia, entrando al vecino país por la trocha, como ingresaba a La Guajira para abastecer a lo ‘pimpineros’.