Entre los de devoción y la fanaticada

Las acostumbradas algarabías que generaba la celebración de la Virgen del Carmen por parte de la fanaticada de Diomedes Díaz, bajaron sus decibeles, muchos de ellos atendieron las recomendaciones de las autoridades mientras que otros hicieron sus combinadas celebraciones de la forma como han quedado instituidas desde hace mucho tiempo.

Quienes no han militado en la combinación emocional entre la devoción de la Virgen del Carmen y la fanaticada de Diomedes Díaz, es imposible que pueda aceptar la bilocación religiosa – musical que se produce los 16 de julio de cada año, muy similar al 26 de mayo y el 22 de diciembre, fechas que han marcado a los seguidores de este cantante vallenato entre la tradición y las costumbres. Solamente la fanaticada de Diomedes Díaz son los que pueden describir la sensación entre lo espiritual y la admiración.

Recomendamos que quienes no hacen parte de esta legión ‘diomedista’, se abstengan de cualquier tipo de comentario para evitar que la discusión pase a mayores.

Para nadie es un secreto que nuestros artistas vallenatos y sus seguidores en su mayoría comulgan con el catolicismo, son más aferrados a la veneración del santo, la santa o a las almas más cercanas a Dios. Es la conclusión que podemos sacar luego de combinar la fe con el folclor vallenato, descontando a quienes por circunstancias adversas a sus vidas han acudido a la apostasía, renunciando al catolicismo y a las imágenes sagradas para obedecer a las leyes de una religión basada en la fe y en la iluminación espiritual.

¿A dónde queremos llegar? Diomedes Díaz ha sido uno de los cantantes vallenatos con mayor devoción a la Virgen del Carmen ya que a través de sus vivencias logró mencionarla en más de 40 canciones, de las tantas que grabó de su autoría en diferentes producciones. Su devoción fue tan penetrante y convencedora que logró contagiar a su fanaticada aplicando el misticismo, elevando su devoción a una doctrina religiosa en donde sus seguidores lo idolatraban en vida y ahora fallecido lo veneran con la cualidad de divinidad como si se tratara de una deidad. Eso lo pueden afirmar los ‘diomedistas’ que se han ganado la lotería, chance o bolita con las fechas que han marcado la vida y muerte del ‘Cacique’.

La fanaticada de Diomedes Díaz le tiene tanta fe a su misticismo, que todas las fechas que se relacionan con su vida la convierten en números ganadores, situación que lleva a las empresas de apuestas a vetar ciertos números de lotería que estén relacionados con las fechas especiales de la vida y muerte del ‘Cacique’.

En época de pandemia del Covid-19, los ‘diomedistas’ y los feligreses de la Virgen del Carmen celebraron a su manera el 16 de julio, algunos con las recomendaciones de las autoridades y la iglesia Católica.