Espacio público

La invasión del espacio público es uno de los graves problemas en el Distrito de Riohacha, que requiere de una atención especial por parte de la administración Distrital.

El tema es tan delicado, que se conoce por ejemplo, de más de 100 solicitudes de particulares para montar diversos negocios en las playas de la ciudad.

A lo que se le suma, la forma como particulares se han apropiado de espacios de uso público como un polideportivo en pleno centro de la ciudad, donde además muy cerca funciona la Fundación para el Desarrollo de las Artes de La Guajira, donde niños de los estratos 1, 2 y 3 reciben clases de música de manera gratuita, quienes también son directos afectados por negocios montados en la entrada de la sede.

La fotografía no puede ser más reveladora, de allí la urgencia para que la administración distrital realmente busque solución de fondo a un problema social que sigue creciendo, y que se torna complejo porque aquello de que quienes invaden lo consideran como un trabajo para responder por sus principales necesidades.

Al asumir el nuevo secretario de Gobierno del Distrito, a quien se reconoce como un profesional idóneo, con experiencia en resolución de conflictos se esperaría que aborde el problema con absoluta seriedad para recuperar todo ese espacio público que se siente perdido para poder mostrar entonces una ciudad amable a propios y extraños.

El funcionario debe analizar con todas las autoridades el tema y empezar a generar las primeras acciones para ejercer el control debido, y demostrar que existen soluciones de beneficio para quienes hoy son invasores y para una ciudadanía que sigue reclamando libertad en su ciudad.

Ejercer la debida autoridad sin atropellos sería una de esas primeras acciones, entendiendo que lo ideal es brindar esa solución de fondo que requiere de recursos económicos para montar toda una infraestructura donde se puedan ubicar a todos esos vendedores que por sobrevivir les ha tocado invadir ciertos sectores de la ciudad.

Este es uno de los graves problemas de la capital de La Guajira junto al tema de movilidad, que de resolverlos la actual administración, dejaría un sello propio en la comunidad.