Funcionarios ausentes

Se puso de moda en La Guajira la ausencia de los funcionarios en los temas que generan inconformidad en la comunidad y por la que se hicieron elegir para administrar un territorio. 

La gran mayoría de los alcaldes de La Guajira no responden a las quejas, sumando nuevas preocupaciones frente a problemas tan comunes en el tiempo que aún no se resuelven. 

A esa situación se suma otra igual de preocupante, y es que tampoco contestan a los periodistas, quienes desde sus diferentes medios advierten sobre distintos problemas que afectan el diario vivir de la gente.

Los señores alcaldes hacen uso de sus redes sociales, pretendiendo que así dan respuesta a las necesidades de una comunidad que los eligió creyendo en cada una de sus propuestas.

No es solo un texto y una foto, esas no son respuestas para dar la cara a los graves problemas que afectan a las familias guajiras.

Es urgente que los administradores de la cosa pública analicen la manera cómo están comunicándose con su comunidad, y que entiendan el rol que juegan los periodistas en la labor diaria que ejercen.

Los funcionarios que reciben un sueldo mensual, están en el deber de atender y dar respuesta a las necesidades de la gente, no pueden ausentarse como si nada estuviera pasando.

Recordarles que los medios de comunicación y sus periodistas también tienen el deber de investigar las denuncias, y darles voz a esas personas que sienten que los administradores de la cosa pública no están cumpliendo a cabalidad con sus funciones.

El llamado entonces a los señores alcaldes para que entiendan que la comunicación es transparencia y eso es exactamente lo que se reclama de parte de los ciudadanos y los medios de comunicación. 

Transparencia es un componente de la gobernabilidad, una de las tantas razones para que los alcaldes y los secretarios de despacho, abran los canales de comunicación y puedan dar claridad a aquellos temas que causan diversidad de opinión en la gente para evitar la desinformación. Se está a tiempo de tomar los correctivos del caso.