Guerra entre familias wayuú

La denuncia de varias familias indígenas wayuú asentadas en el corregimiento de Puerto López, en la Alta Guajira, sobre el desplazamiento de su territorio, debe llamar la atención de las autoridades para evitar una desgracia.

La situación realmente es delicada porque se reveló la destrucción de varias viviendas en presencia de menores que fueron recogidos por la coordinadora del centro de atención de Bienestar Familiar del corregimiento de Nazareth para protegerlos y garantizarles sus derechos.

En la denuncia ante la Fiscalía General de la Nación, se expresa con nombre propio a los responsables de las acciones violentas acusados de daño en bien ajeno, desplazamiento forzado, lesiones personales y porte ilegal de armas.

En el texto se da cuenta del nombre de un docente involucrado en los hechos violentos, y de otros que, al parecer, se han encargado de sembrar el miedo en las familias wayuú del sector de Topia en la Alta Guajira.

El tema es delicado y complejo, lo que significa que las autoridades como el gobernador encargado Jhon Fuente Medina; el alcalde de Uribia, la Procuraduría General, la Personería y la Defensoría deben interponer sus buenos oficios para evitar el desplazamiento de sus tierras, de los denunciantes que están solicitando protección a sus vidas.

Es necesario que la Junta Mayor de Palabreros intervenga para dirimir el conflicto de acuerdo a los usos y costumbres de la etnia wayuú, porque no se puede seguir permitiendo que entre los propios indígenas se agredan para lograr el objetivo que persiguen como es el despojo de tierras ancestrales.

Las familias del sector de Topia en la Alta Guajira, siguen denunciando ante todas las autoridades competentes el atropello de que son objeto, y están solicitando de manera urgente protección a sus vidas, para evitar una tragedia que se predice en el tiempo.