Hacia dónde va Riohacha

Siguen pasando los años, y la ciudad de Riohacha calificada como Distrito Turístico y Cultural, permanece estancada, sumida en los problemas de siempre, sin poder mostrar avances considerables en su desarrollo social y económico. 

La falta de empleo, inseguridad, deficiencia en los servicios públicos, el aumento de cordones de miseria, es la fotografía de una ciudad que se muestra acogedora, pero que requiere que la actual administración bajo el liderazgo del alcalde José Ramiro Bermúdez, empiece a mostrar ese cambio que se pregona desde que asumió el cargo.

Los avances dejan de ser visibles cuando impera el desorden, que se traduce en el poco ejercicio de la autoridad frente a problemas puntuales como la invasión del espacio público y el de movilidad, además de la poca inversión en sectores como el de cultura y deportes para que los jóvenes y niños ocupen de manera útil su tiempo libre.

La ciudad sigue creciendo de manera desordenada, acompañada de una población migrante que llegó para quedarse.

A un año seis meses de su periodo de gobierno, se requiere que el alcalde y su equipo de gobierno, evalúen lo planteado en el Plan de Desarrollo, ‘Riohacha Cambia la Historia’, para determinar si realmente van por el camino correcto para lograr todos los indicadores incluidos en el mismo.

De no hacerlo, se corre el riesgo de entregar a quien asuma en el 2024, una ciudad totalmente caótica, sumida en el imperio del desorden y de la pobreza, pues no se trata solo de nuevas obras físicas para lo cual queda muy poco tiempo, sino de solucionar problemas que tienen que ver con el diario vivir como el de movilidad, espacio público, medio ambiente a lo que necesariamente se debe sumar los servicios públicos.

Le corresponde al señor alcalde, recordar lo que plantea en la presentación de su Plan de Desarrollo cuando afirma “Se exige conocer adecuadamente y a profundidad las actuales condiciones, los procesos que nos afectan y reducen nuestras posibilidades de futuro, actuar sobre las causas, solucionar los problemas y definir el modelo de gerencia pública que debe seguirse para atender las demandas de los pobladores y los retos de modernización. 

Alcalde usted tiene la palabra, un enorme desafío para dejar las bases sentadas de ese cambio que propone pero en lo que poco se ha avanzado, entender además que solo no lo lograra y por tanto debe hacer causa común con el gobierno departamental, con los concejales y las diferentes organizaciones que se han mostrado dispuestas a brindar su apoyo para lograr que Riohacha se muestre como una ciudad ordenada, acogedora y amable con el medio ambiente.