¿Hacia dónde vamos?

Es la pregunta de todos los guajiros en este 2021, que se considera el año para que los administradores de turno muestren algunos resultados sobre proyectos importantes para La Guajira que generen desarrollo social, pero especialmente calidad de vida para los ciudadanos.

El 2020 estuvo marcado por el virus del Covid-19, que cambió la hoja de ruta que habían definido el gobernador y los alcaldes al momento de asumir sus funciones como nuevos administradores de los recursos públicos.

Si bien el Covid-19 sigue vigente, es necesario entonces aprender a convivir con él, se requiere al tiempo que los administradores de la cosa pública empiecen por priorizar aquellos proyectos que pretenden entregar a la comunidad a finales de sus gobiernos.

Entendemos las limitaciones económicas, pero es claro que una gestión eficiente, ayudará a concretar esas iniciativas en los sectores que dinamizan la economía como vías, turismo, servicios públicos, y otros grandes proyectos que se deben analizar detenidamente como el de las energías alternativas si del bien común se trata.

Este 2021, debe mirarse de manera diferente si realmente se pretende mostrar unas administraciones más dinámicas, para ello es necesario que los equipos de gobierno estén a tono de las circunstancias, que cada secretario y jefe de oficina demuestren sus capacidades de trabajo y servicio a la comunidad.

Es importante el debido seguimiento a tiempo de los planes de desarrollo, para determinar sus avances y poder así tener la certeza de que se podrán cumplir, porque al final de los mandatos, esa será la herramienta para saber si cumplieron o no.

El virus no puede ser la excusa para que en este 2021 no se empiecen a ejecutar esas obras que la comunidad sigue exigiendo, para mostrar un Departamento que avanza a las grandes realizaciones, esas que siempre se han soñado, pero que hasta el momento son esquivas.

Ya son cuatro días menos de este 2021, un tiempo que pasa muy rápido y que cobra si realmente no se tiene la capacidad de seguir una hoja de ruta que se priorice en el sentido común para que al finalizar se muestren resultados concretos.