Hagamos una tregua en las opiniones enardecidas

Después de la jornada de protesta que desencadenó una serie de manifestaciones en donde hizo presencia el vandalismo que causó la destrucción de los bienes públicos y privados, llegamos al momento de la delicadeza política, un periodo de actitudes basada en la guerra de opiniones en la que a través de los medios de comunicación, se lanzan expresiones que pueden incendiar los criterios y enardecer las opiniones, situación que nos pone alerta no coartando la libre expresión, pero si teniendo cuidado que vayan en bien de la democracia, debido a que, una coma mal puesta, puede ser el gran detonante.

Es el momento en que los medios de comunicación debemos tener el cuidado al fijar nuestra postura política y creemos, sin temor a equivocarnos, que debemos tener una posición. “Ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre”, especialmente porque no nos podemos convertir en épocas del post paro, en el detonante de las opiniones y más bien pactemos una tregua en las enardecidas opiniones políticas por un mes que nos permita calmar los ánimos entre las partes: gobierno Vs pueblo y ciudadanos Vs gobernantes, simplemente porque quienes buscan un reacomodo en la transición post paro a un año de las elecciones presidenciales, sufren el síndrome de ‘piloerección’, dicho de otra forma, se les pone la ‘piel de gallina’.

En lo que va corrido del mes de mayo, Colombia ha vivido una ebullición social desatada por los paros y las manifestaciones, y ellos han desencadenado una serie de hechos críticos que corresponden a la manifestación del pueblo para hacerse sentir de las actuaciones del presidente Iván Duque, basadas principalmente en su política reformista en medio de la crisis económicas y el genocidio virulento que ha dejado la pandemia del Covid-19.

Las consecuencias de los actos del gobierno con sus equivocadas decisiones y la protesta ciudadana con sus justas reclamaciones, han generado un estallido de opiniones que han comenzado a posicionar el pensamiento político de algunos medios de comunicación, precisamente a un año de realizarse la primera vuelta presidencial del periodo constitucional 2022-2026, el 29 de mayo de 2022.

Sin embargo, el detonante social y político en que se encuentra el país en la actualidad ha generado que el presidente Iván Duque presente unos cambios en su gabinete y emita unas medidas de choque para calmar los ánimos de quienes enardecen la política nacional para sacarle provechos electorales.

Recordando al viejo refrán “Ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre”, el cual nos invoca a que haya racionalidad pensando en los efectos y consecuencias, he allí en donde parodiamos ese aforismo diciendo “Ni tanto que vandalice la opinión ni tan poco que incendie la expresión”. Démonos desde hoy un mes tregua en las opiniones enardecidas para calmar los ánimos de los ciudadanos.