Hay que endurecer las leyes

Seguimos prendiendo las alarmas y haciendo un llamado a quienes están infectados con Covid-19 para que tengan el cuidado con la cadena de contagio y a quienes se exponen en la calle o en las reuniones sociales, para que utilicen los tapabocas y guarden el distanciamiento social, evitando que el virus se expanda.

Estas recomendaciones deben ser permanentes, pero más aún cuando comenzamos a vivir un fin de semana con puente festivo y las autoridades tienen el registro de los pasados, que se generaron todos los desórdenes que se vienen reflejando en los hospitales y las clínicas del Departamento así como en las cifras de casos confirmados y fallecidos.

A la recomendación que entregamos anteriormente, le adicionamos que este fin de semana es de mayor cuidado en La Guajira ante la presencia del polvo del Sahara, fenómeno que ha enturbiado y empañado nuestro ambiente e incluso, algunos habitantes de la Alta Guajira ya han informado sobre la presencia de una masa de aire llena de polvo, seguramente del proveniente del desierto norteafricano.

Los municipios de Maicao, Distracción, Riohacha y Uribia nos preocupan, debido a que la indisciplina social que han liderado los insurrectos de la pandemia se han reflejado vertiginosamente en las cifras de casos confirmados en el Departamento, pero más en Maicao, que va liderando las cifras, sin embargo, el alcalde Dasuki sigue empeñado en controlar las indisciplinas sociales que realizan sus conciudadanos a través de las parrandas y reuniones sin contar con los equipos de bioseguridad, simplemente para que no lideren las cifras de los infectados.

Lo paradójico del asunto es que mientras el alcalde de Maicao trata de alinear a los indisciplinados, quienes incumplen la medida le hacen mofa, gesticulación burlesca que lamentablemente terminan en los hospitales y clínicas que a propósito, todas las Unidades de Cuidados Intensivos pasaron a control de la Administración Temporal y de la Secretaría de Salud de La Guajira, luego de haberse declarado la alerta naranja hospitalaria en todo el Departamento.

Seguimos repudiando que los desadaptados del Covid-19 en Maicao ataquen física y verbalmente al alcalde Mohamad Dasuki por liderar personalmente los operativos de control y cumplimiento relacionados con las medidas administrativas de prevención. Lo que está ocurriendo en La Guajira y otros lugares del país deja un claro mensaje a los fabricantes de las leyes: que a los insurrectos de la pandemia les deben endurecer los castigos, porque a aparte de que están poniendo en peligro a varias personas, también están irrespetando a la primera autoridad administrativa cuando llega a evitar que el virus se siga propagando.