Hora de evaluaciones

A cinco meses que termine este 2019 y el inicio de un nuevo periodo de gobierno, corresponde a los 15 alcaldes de La Guajira entregar información del trabajo realizado en estos cuatro años alrededor de la ejecución del programa de gobierno aprobado por los señores concejales.

La información que entreguen es de gran utilidad para la gente de la península, que en consenso se sienten frustradas porque no fue mucho lo que se avanzó en lo que tiene que ver con las necesidades básicas insatisfechas.

Los problemas como la deficiente prestación de los servicios públicos, falta de empleo digno, de vías en estado crítico, niños que siguen muriendo por desnutrición siguen latentes a pesar de la intervención del Gobierno nacional a través de las administraciones temporales en los sectores de agua potable, educación y salud.

El Departamento sigue ocupando los últimos lugares en competitividad, y lleva la bandera en pobreza extrema de acuerdo a información del Dane, a lo que se suma la crisis institucional y financiera de La Guajira y la Alcaldía de Riohacha.

Es necesario entonces, que los actuales mandatarios cuenten realmente en qué condiciones dejan la administración, entregando información confiable donde prime la verdad que se refleje en una radiografía exacta de la situación administrativa y financiera, que sirva de análisis para quienes están aspirando en busca de ser los próximos elegidos para la Gobernación y las alcaldías.

Sería interesante conocer de quienes muy pronto entregarán la administración, su propia evaluación personal de lo que fueron estos cuatro años de administración y de las trabas que encontraron en el desarrollo del ejercicio que a lo mejor pudo haber incidido para que los resultados de la gestión no fueran los mejores.

A pocos meses de decir adiós a quienes hoy ejercen como alcaldes, los guajiros siguen esperanzados en lograr mejorar su condición de vida, de allí que quienes hoy recorren los municipios en busca del voto popular deben decirle a la gente que proponen para superar tantos problemas juntos, es decir para gozar de una mejor calidad de vida en un Departamento con tanta riqueza natural, y un arraigo cultural autóctono.