Inseguridad

Los violentos siguen haciendo de las suyas en La Guajira, especialmente en el municipio de Maicao y en el Distrito de Riohacha.

En los últimos días, se reporta el aumento de asesinatos en estas dos localidades, generando temor por parte de la comunidad quienes están exigiendo a las autoridades protección a sus vidas.

La situación es bastante compleja, porque no se trata solo de quienes se dedican al robo, sino de asesinatos por diversas circunstancias entre ellas el microtráfico concentrado en jóvenes que encuentran en esa actividad una forma de ganarse la vida.

Las acciones delictivas no dan tregua en La Guajira, y poco a poco los violentos se apoderan de los territorios especialmente de las zonas vulnerables donde se concentran para desde allí operar. 

La propia comunidad reporta la presencia de integrantes de grupos que operan en el país, y que han encontrado en el Departamento un espacio para delinquir.

Desde este medio de información hacemos eco al llamado del Obispo de la Diócesis de Riohacha, monseñor Francisco Ceballos, quien también rechaza los asesinatos y las amenazas a líderes sociales.

Expresó que la vida es un don de Dios y como tal debe ser respetada, custodiada y protegida por todos los seres humanos.

Llamó la atención de quienes se empeñan en desestabilizar el orden público, para que recapaciten y vuelvan su mirada a Dios, además invitó a las autoridades departamentales a buscar acciones que propendan el cuidado, la protección y el respeto por la vida humana.