La corrupción

Los dineros públicos y la corrupción son dos de los tantos temas que preocupan a La Guajira, por aquello que se convirtieron en problemas que se han enquistado con el tiempo y que siguen causando un daño enorme al Departamento porque desafortunadamente los funcionarios se han encargado de demostrar con sus acciones que poco les interesa la transparencia.

A propósito de las elecciones regionales que se avecinan para elegir nuevo gobernador, alcaldes, diputados, concejales y ediles, para un nuevo periodo de gobierno, esos dos temas son los de mayor interés de la comunidad debido a la crisis institucional del Departamento y la Alcaldía de Riohacha, producto de actos de corrupción.

Por eso es necesario hacer un alto en el camino y recordarles a los electores que deben pedirle cuentas claras a los candidatos sobre la financiación de sus campañas, porque allí exactamente es donde inician todas esas malas prácticas de acudir a exitosos financiadores, quienes después de alguna manera deben recuperar los recursos invertidos.

Es deber de los candidatos mostrar transparencia en cada una de sus actividades, pero especialmente abanderar la lucha contra la corrupción y el buen manejo de los recursos públicos, como un paso para demostrar que realmente se quiere voltear la hoja.

El nuevo gobernador y alcalde de Riohacha tienen una doble tarea, porque más allá de ejercer el poder, les asiste la enorme responsabilidad de demostrar con hechos que realmente implementarán un nuevo modelo de administración donde prime la capacidad de servicio de todos los funcionarios, la transparencia en la toma de decisiones, la pulcritud para el manejo de los recursos públicos, la capacidad del servicio y la ejecución de obras macros que indiquen que se inició el camino de la reivindicación, porque solo así se podrá demostrar ante el país, que este es también un territorio de gente emprendedora y honesta.