La economía de La Guajira está paralizada

Una de las grandes empresas que operan en La Guajira en calidad de generadoras de empleo, se encuentra cerrada por reclamaciones de terceros, situación que ha puesto en peligro el salario de más de 9 mil trabajadores directos e indirectos y conlleva que esté frenada la producción y exportación del carbón, causado por factores externos a la compañía que pone en peligro la economía de la Región, ya que el Departamento dejará de recibir sus regalías, así como la parálisis de los compromisos sociales que tiene Cerrejón con las comunidades indígenas aledañas a los puntos de operaciones. 

Un sector de la sociedad se ha solidarizado con los extrabajadores de Cerrejón que reclaman su reintegro mediante la toma de la línea férrea, pero la mayoría rechaza este tipo de bloqueo bajo la base de que la única empresa que genera empleo masivo en este Departamento está paralizada totalmente y esto no solamente afecta a quienes por alguna circunstancia la empresa les liquidó sus contratos, sino que pone en peligro el derecho que tienen los 9 mil trabajadores con vínculos laborales.

Llamamos a la reflexión, al diálogo y a la concertación entre las partes, para que no exista un estancamiento económico. Es imposible aceptar que los problemas sociales de La Guajira que son responsabilidad del Estado colombiano con sus respectivos entes territoriales se le adjudiquen a Cerrejón, afectando la operación por situaciones ajenas a la empresa. Los problemas sociales del Departamento no deben poner en riesgo las regalías que recibimos producto de la exportación del carbón, ya que a la hora de dejar de exportar, son una regalías que deja de recibir la Gobernación; he aquí en donde decimos que el Estado ha sido débil al momento de no salvaguardar la propiedad privada, la producción y la exportación de Carbón.

Compartimos las reclamaciones de los representantes de Cerrejón, las empresas contratistas y los voceros de trabajadores que rechazan las medidas de bloqueo a la línea férrea, así como el pronunciamiento de los gremios económicos del Caribe.

Son las autoridades las que tienen que darle solución a Cerrejón. Cualquiera que sea la situación jurídica de los extrabajadores, se debe ventilar en los estrados judiciales ya que existen mecanismos de carácter laboral que están diseñados para proteger a los trabajadores, y es ante un juez en donde se debe resolver la querella  o litigio para que se le dé la razón a quien tenga el derecho, pero no bloquear una compañía que favorece a quienes reciben el sueldo y entrega beneficios sociales  a las comunidades aledañas al proyecto minero y al Departamento con el pago de las regalías.

Las autoridades guajiras tienen que apoyar a la multinacional y en la eventualidad de que un juez le otorgue el derecho a quien reclame, el Estado lo debe respaldar, mientras tanto las operaciones de Cerrejón se tienen que normalizar.