La galería de Riohacha

Con nuevas apuestas, como la construcción de una galería en la zona del mercado viejo de la ciudad, el alcalde del Distrito de Riohacha, José Ramiro Bermúdez, busca recuperar el espacio público y generar empleo, pero además desarrollar un espacio para las artesanías y la cultura.

Para ese propósito, logró el concurso del Departamento de la Prosperidad Social, que aportará siete mil millones de pesos más $2 mil millones del Distrito, para un total de nueve mil millones de pesos.

La iniciativa comenzó a generar una serie de opiniones de la sociedad civil, que requieren de una respuesta del ejecutivo, en el sentido de comunicar exactamente los alcances del proyecto.

Estas iniciativas que tienen que ver con el desarrollo social de la ciudad y de la gente que vive en ella, demandan ser socializadas para evitarse algunos sinsabores, especialmente cuando se está tocando un espacio urbano importante. Además porque desde hace muchos años, se maneja el concepto que en esa franja de la ciudad, se estaría levantando lo que sería el Centro Integral de Servicios Institucionales de Riohacha.

Lo cierto de la situación es que la zona del mercado viejo requiere una urgente intervención, para volverlo amable y poder recuperar un espacio público que se fue perdiendo con el tiempo por la necesidad de trabajo de quienes lo fueron ocupando.

Toda obra de impacto para la capital de La Guajira, es bienvenida siempre y cuando corresponda a una planificación, a un estudio previo que indique cuál es el manejo que se le debe dar para evitar después algunos contratiempos que pueda generar la situación. 

El diálogo siempre es bienvenido, las opiniones ciudadanas le hacen bien a una administración porque le permite evaluarse internamente para tomar los correctivos a una situación que en particular moviliza a la comunidad.

Los nuevos gobiernos son abiertos y transparentes a la gente a quienes ejercen el derecho al voto y reclaman ser informados, y seguramente el alcalde hará honor a su eslogan de gobierno ‘Riohacha cambia la historia’, pero para ello es necesario permitirse escuchar otras voces, trabajar de la mano con organismo consultores como la Sociedad Colombiana de Arquitecto, quienes para estos casos son de gran utilidad.