La geografía y lo cultural nos une

Históricamente los habitantes del sur de La Guajira han tenido un especial acercamiento con la ciudad de Valledupar, conformando la Provincia de Padilla delimitada entre Fonseca y la capital del Cesar, incluyendo a los municipios de Distracción, San Juan del Cesar, El Molino, Villanueva, Urumita, La Jagua del Pilar y La Paz como población intermedia cesarense en este corredor folclórico, cultural, religioso y comercial.

Los provincianos de esta región conformada por el Sur de La Guajira y el Norte del Cesar cuentan con las mismas creencias, un mismo género musical y son propietarios de una jerga con expresiones y acento provinciano entendible entre ellos, y ahora la conexión vial San Juan del Cesar – Valledupar por el lado de Río Seco, profundizó la hermandad entre los dos departamentos limítrofes, tanto que entre San Juan del Cesar y Patillal comparten los barrios El Perú, Baroblancal y el Campín, divididos por el arroyo La Malena.

Para nadie es un secreto que los provincianos de La Guajira han tenido dentro de su anhelo el ‘Sueño vallenato’ ante la cercanía de una ciudad de mayor pujanza como lo es Valledupar, en comparación al desarrollo de los municipios del sur y que la capital del Cesar ha respondido y ha atendido las peticiones y necesidades que los sureños le han hecho. Se está trabajando por parte de la dirigencia política de Valledupar proponerle a San Juan del Cesar y Distracción para que la capital del Cesar sea incluida en el beneficio acuífero de la Represa del Ranchería para que le suministre agua para el consumo de los valduparenses, teniendo en cuenta que la represa ‘Los besostes’ aún se encuentra en pañales y se cree que por los tropiezos que tiene, no sería fácil construirlo por esta década.

De madurarse la idea, la propuesta de los valduparenses sería que el recurso que se invertirá en construir la primera etapa del embalse ‘Los besotes’, se le asigne a la Represa del Ranchería, pero que quede al servicio de Valledupar.

Aclaramos, esto no es un hecho, se trata de una propuesta que se estudia al interior de la dirigencia política y gremial de Valledupar y como lo dijimos la semana pasada, se estudia la forma de cómo presentársela a la sociedad de La Guajira, sin desconocer que la dirigencia política cesarense es más activa que la nuestra, trabajan unidos, saben manejar el lobby nacional, tienen credibilidad y cuentan con Jonathan Malagón, ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, quien pese de haber nacido en Riohacha, defiende más al departamento del Cesar. Además, el Cesar cuenta con unos viceministros claves para que el proyecto de la Represa del Ranchería se termine, siempre y cuando sea al servicio de Valledupar.