La Guajira, “más cerca de las estrellas”

Tomando la frase e imagen distintiva que tiene la Alcaldía de la capital del país, “Bogotá 2.600 metros más cerca de las estrellas”, hacemos nuestro reconocimiento a un puñado de guajiros que han tenido a bien llevar el folclor de nuestra tierra a la gran ciudad de más 7 millones de habitantes y al mismo tiempo, hacerle el reconocimiento que muchos guajiros le debemos a Romualdo Brito López, un compositor de grandes pergaminos y de gran aprecio por quienes promueven e interpretan esta música.

El Festival de la Canción Vallenata, un evento que se desprende del Festival Francisco ‘El Hombre’, lo vienen realizando esos valientes guajiros residenciados en Bogotá, predominando en ellos  el empuje y el empeño como si estuvieran trasladando el segmento de la Riohacha Vallenata, propia de una elevación geográfica que promedia los 5 metros sobre el nivel del mar, subiéndola a una altitud sobre los “2.600 metros más cerca de las estrellas”, respaldado por muchos guajiros residentes en la capital del país, así como bogotanos y de otras regiones que con su presencia a los eventos masivos respaldaron  y promovieron nuestra cultura y difunden la música de acordeón como manifestación patrimonial colombiana.

Durante tres días de festival en Bogotá, los guajiros que nos dimos cita en tan importante evento, escuchamos elogios para un departamento con una riqueza musical y un reconocimiento a una figura de la composición como lo es Romualdo Brito López, en la cual conocían de sus majestuosas canciones, pero desconocían que era oriundo de un corregimiento de Riohacha con doble toponimia, una numérica que corresponde a 30 y un sufijo derivativo de razones: Tomarrazón. Durante las competencias se presentaron importantes figuras de la composición que le cantaron al amor y a las bondades que tiene nuestro departamento inspirador.

Con todo lo que encierra la parte folclórica del Festival de la Canción Vallenata y en la que podemos decir que fue un evento hecho de guajiros para guajiros, el Festival no contó con el auspicio o respaldo de una entidad pública o privada con presencia en La Guajira. Sus patrocinadores fueron entidades bogotanas y con ellos la Sociedad de Autores y Compositores, Sayco, que cobijó a los hacedores de música que fueron  invitados.

Nuestros reconocimientos a los organizadores del Festival de la Canción Vallenata, nuestras felicitaciones a sus concursantes y los agradecimientos a los patrocinadores, aclarando que nuestra acción de distinguir no es porque hacemos parte del evento, sino porque quienes organizan, participan y patrocinan, están exaltando el buen nombre de La Guajira, al folclor de este departamento y sus cultores.