La Guajira se paró en la raya

Más de tres mil accidentes de tránsitos que han dejado más de trecientas personas muertas y un sinnúmero de heridos, es la cifra macabra que deja el mal estado de la vía nacional que de Fonseca conduce a San Juan del Cesar y viceversa.

Se trata de un daño irreparable que ha causado el descuido del Estado y el abandono institucional en que hemos sido sometidos los usuarios de las vías del sur de La Guajira. Después de tantos amagos de paro en rechazo al mal estado de la vía, por fin varios guajiros cansados en dejar enterrado el dolor por la pérdida de uno de sus familiares y dejar sembrado su patrimonio en uno de los tantos huecos que hay en cada tramo, por fin La Guajira se paró en la raya lanzando un grito de protesta y bloqueando la vía que están originando la inconformidad de los usuarios.

El problema no es de los provincianos, el mal estado de la vía Fonseca – San Juan del Cesar y demás tramos viales hasta llegar a Riohacha nos atañe a todos los guajiros, así como en décadas anteriores lanzamos nuestra voz para que nos mejoraran la vía que del Ramal de La Jagua del Pilar conduce a Riohacha, hoy hay un selecto equipo de guajiro que protestan en contra del gobierno nacional para mejorar las condiciones infrahumanas de la carretera y lograr bajar el índice macabro de accidentalidad y de mortalidad.

Haciendo un pare en torno a la protesta que realizó el comité de paro de La Guajira, recordamos a Jorge Juan Bendeck Olivella, un villanuevero que cuando se desempeñó como ministro de Obras y Transporte durante la presidencia de César Gaviria, tuvo el empeño de pavimentar, asfaltar y mejorar el trayecto vial desde Varas Blanca en La Paz, departamento del Cesar, hasta Riohacha, acercando más a los provincianos con la capital guajira y por ende a los riohacheros con los sureños. Han pasado más de 28 años en que se hizo entrega a la gobernación de la carretera del sur de La Guajira y son pocos los guajiros que recuerdan a Jorge Juan Bendeck Olivella que se preocupó por este carreteable.

Son 28 años que tiene esta carretera de haberse entregado y tal vez es el mismo tiempo que tiene la vía en no hacérsele un mantenimiento general, solo ha habido pañitos de agua tibia. El tema es más preocupante, cuando hacen 18 años colocaron un peaje entre Fonseca y San Juan del Cesar que lo que ha hecho es desangrar las finanzas de los usuarios de la vía sin que de parte del peaje se le conozca una inversión a ese tramo.

Esta semana por fin los guajiros se pararon en la raya para exigir los derechos que le corresponde, en la cual esperamos que quienes lideraron la protesta no lo hayan hecho por favorecimiento político.