La nueva generación de monumento

Basado en que Valledupar tiene claro que su ADN es la cultura y la música vallenata, la cual le ha permitido estar incluida entre las Ciudades Creativas de la Unesco, la capital del Cesar ha logrado cambiar los antiguos monumentos que recrearon nuestra historia y nuestro pasado cultural, por personalidades del folclor vallenato que se han destacado en los últimos cincuenta años y han fortalecido la música con las canciones que retumban en nuestra mente.

La nueva generación de las efigies, esculturas y monumentos, la mayoría corresponde a juglares y artistas oriundos de La Guajira, seguramente lo han hecho el alcalde de Valledupar y el gobernador del Cesar, pensando en la creatividad, el turismo, la generación de empleos, atraer inversionistas y posicionar la marca de ciudad, poniendo en práctica su nueva imaginería ante Colombia y el mundo.

Las autoridades administrativas de Valledupar y del Cesar hoy dejan a una ciudad turística y folclóricamente con unas series de monumentos esculpidos a personalidades y artistas de la música vallenata que han engrandecido al folclor. Haciendo un paseo por las calles de Valledupar, encontramos varias glorietas con monumentos a la ‘Pilonera mayor’ que le rinde homenaje a ‘La Cacica’ Consuelo Araújo Noguera y a las primeras bailadoras del pilón, ubicado en la entrada por el emblemático puente Hurtado y el Parque de la Leyenda; el ‘Pedazo de acordeón’ que recuerda uno de los éxitos y la memoria del primer Rey Vallenato, Alejandro Durán.

Qué decir de la Glorieta Los Juglares, espacio que rinde homenaje mediante unas monedas diseñadas a Jorge Oñate, ‘Poncho’ Zuleta, Diomedes Díaz y Rafael Escalona. A un lado se encuentran las estatuas de Diomedes Díaz y su hijo Martín Elías Díaz Acosta, que son hasta el momento las más visitadas.

También encontramos las imágenes de los artistas Jorge Oñate, Peter Manjarrez y del compositor Leandro Díaz, esta última ubicada en el norte de Valledupar. Desde ya se están anunciando las estatuas del fallecido cantautor Kaleth Morales y del maestro Iván Villazón.

También hay reconocimientos a las canciones vallenatas que fueron éxito a nivel nacional, entre ellos, el centro de eventos ‘Paisaje de sol’ de Gustavo Gutiérrez y la urbanización ‘Atardeceres del valle’ de la autoría de Romualdo Brito, mientras que fueron entregadas las urbanizaciones Hernando Marín y Lorenzo Morales.

Particularmente, estamos de acuerdo con el reconocimiento que se les hacen a las personas que pusieron en alto al folclor vallenato, destacando que en Riohacha se le rinde tributo al legendario Francisco ‘El Hombre’ ubicado en ‘Cuatro vías’, sitio que distribuye el flujo vehicular hacia el sur de La Guajira, Santa Marta, Maicao y el centro de la ciudad, mientras que en Fonseca el alcalde Misael Velásquez entregó el monumento del compositor Carlos Huertas y al sexto Rey del Festival Vallenato (1973), Luis Enrique Martínez.