La palabra empeñada

Dicen que si hay algo que atesora el guajiro es el valor de la palabra empeñada. Es decir, dar cumplimiento en todo lo que esa expresión representa.

Acuñamos esta expresión por los recientes hechos políticos del Departamento, que tiene que ver con la realización de consultas internas y de encuestas para escoger candidatos únicos a las alcaldías para las elecciones regionales del próximo 27 de octubre de este 2019.

Un primer caso se presentó en el municipio de Villanueva, donde se realizó una consulta interna avalada por el partido Conservador para escoger el candidato único, hoy se dice que los perdedores no estarían apoyando al ganador.

En Riohacha se realizará una encuesta por parte del partido Liberal entre dos precandidatos para escoger su candidato único a la Alcaldía del Distrito, quienes se comprometieron a respetar sus resultados.

En ese orden de ideas, se llama la atención de estos líderes sociales para que respeten la palabra empañada, porque no se hace nada bien a un proceso que busca demostrar transparencia a través de mecanismos que pretenden dirimir una diferencia.

El no acatar los resultados cuando las reglas de juego son claras, es un mal mensaje que se envía a la comunidad, especialmente a esa masa joven que se muestra incrédula en temas políticos, pero también el desgaste que se sufre cuando se participa de esos mecanismos que requieren de tiempo y recursos económicos y que finalmente deben lograr el objetivo propuesto, que es respetar los resultados.

Los partidos deben también dar ejemplo. Es decir, hacer respetar al pie de la letra los estatutos para que realmente se dé valor a lo que representan, se debe predicar pero también aplicar.

Más allá de una aspiración de poder, que además es espacial, se debe valorar la esencia del ser humano, lo que representa, lo que pregona en el tiempo, y como algo esencial de ese crecimiento está el empeño de la palabra, esa condición que todo buen guajiro valora.