Llamado al diálogo

Los trabajadores de la empresa Cerrejón agremiados en Sintracarbón, votaron en un 99.03% la huelga al no lograr un acuerdo con la empresa para firmar una nueva convención colectiva.


Esta no es la mejor noticia para La Guajira, en medio de una pandemia, puesto que traería consecuencias nefastas para la débil economía de la región.

La huelga también lesiona la economía de miles de hogares de la península, porque no se trata solo de los trabajadores, se trata del comercio, del servicio de transporte, y de otras actividades que giran alrededor de la explotación del carbón.

Los trabajadores han manifestado su disposición de seguir dialogando en estos diez días para dar inicio al cese, de allí el llamado entonces a la empresa Cerrejón para que siga en esa disposición, y que en medio de las diferencias propias de la negociación logren puntos de acuerdo que beneficien a las partes.

La clase trabajadora reclama unos beneficios que han logrado y que legalmente no se pueden esquivar, como también siguen mostrando su desacuerdo por el llamado “turno de la muerte”, que si bien no está incluido en el pliego de peticiones ellos consideran que esa decisión conlleva al agotamiento físico y psicológico, lo que podría generar el aumento de accidentes que pueden acarrear la muerte.

Ese punto es necesario seguir dialogándolo porque de acuerdo al Sindicato, con los nuevos turnos los trabajadores pasarían de laborar 15 a 21 días y la mina pasaría de 4 a 3 turnos, lo que dejaría sin empleo a por lo menos el 25% de la fuerza laboral actual.

Es el momento de darse la mano, de entender que un departamento como La Guajira, que atraviesa miles de dificultades desde lo institucional, lo administrativo, lo económico y que en estos años poco se ha invertido para mejorar la calidad de vida de su gente, una huelga traería otras consecuencias difíciles de predecir en esta época de pandemia.

El llamado al gobernador de La Guajira, Nemesio Roys Garzón, para que lidere un diálogo con los representantes a la Cámara y los alcaldes, e interpongan sus buenos oficios y promuevan nuevos encuentros entre los trabajadores de Cerrejón que siguen mostrando su disposición al diálogo y la empresa en aras de un entendimiento para que se logre firmar la nueva convención colectiva.