Llamado ciudadano

Cientos de familias en La Guajira siguen perdiendo a sus seres queridos y amigos, por la pandemia del Covid-19, que en este tercer pico se muestra más agresivo ante la indiferencia de ciertos grupos de ciudadanos que desafían el virus.

Las clínicas y hospitales realizan todos los esfuerzos posibles para seguir atendiendo a todo aquel que llegue afectado por el coronavirus, pero es tanta la cantidad de personas que llegan diariamente que hasta los servicios de urgencia colapsaron.

La situación es bastante crítica y delicada, que llamó la atención de la Procuraduría General de la Nación solicitando información al gobernador de La Guajira, Nemesio Roys Garzón y al alcalde de Riohacha, José Ramiro Bermúdez, para que expliquen de qué manera están atendiendo las alertas generadas por los gerentes de hospitales y clínicas, frente al colapso de las instituciones.

Es aquí entonces donde el ciudadano debe mostrar coherencia con lo que está sucediendo en el departamento de La Guajira, y asumir una actitud más responsable frente a las consecuencias que está dejando su desobediencia, porque no cumplen con las mínimas medidas de bioseguridad como el lavado de manos, el uso del tapaboca, el distanciamiento social y evitar las aglomeraciones.

Si el ciudadano no colabora será muy difícil evitar que el virus se siga propagando, porque los esfuerzos de las autoridades resultan insuficientes a pesar de todas las medidas que puedan implementar como el confinamiento de este fin de semana por 72 horas.

La comunidad tiene la palabra, y es hora de que sean más consecuentes con este tercer pico de la pandemia, que está golpeando de manera más recurrente y afectando de forma más grave a quien resulte afectado.

Si no se toma conciencia muy seguramente aumentará la cifra de personas fallecidas, porque materialmente las clínicas y hospitales ya no cuentan con camas UCI para recibir más enfermos por el Covid 19, indicando que un grueso número llega con altas complicaciones.

Es tan delicada la situación, que hasta se pone en peligro la vida de otras personas que llegan en busca de atención médica por otras patologías, porque los consultorios los han adecuado para brindar atención a los afectados por el coronavirus.

Señores, a cuidarse no hay derecho a que pongan en peligro su vida y la de sus seres queridos.