Lo negro del negocio del carbón

El panorama económico de La Guajira está negro y lo enrarece la actual situación financiera del Cerrejón, la principal empresa privada ubicada en el Departamento que deriva toda su economía de la extracción del carbón, de la cual dependen más de 12 mil empleos directos e indirectos, regalías y una serie de programas sociales que benefician a la península, especialmente a las comunidades wayuú de la Media y Alta Guajira.

El negro panorama de la economía que le espera al Departamento se origina por la caída en los precios internacionales del carbón y su inestabilidad en los mercado del mundo, que ha originado la crisis financiera de la multinacional, la cual ha apalancado nuestra economía y su desbarajuste financiero ha precipitado la renuncia del cargo de presidente de la compañía, Guillermo Fonseca Onofre.

Lamentablemente Cerrejón se encuentra en crisis y de manera colateral La Guajira lo está con un componente político administrativo que ha profundizado el desbarajuste de la economía en el Departamento. De hecho, quienes derivan sus sustentos con el trabajo que hacen de manera directa e indirecta con la multinacional, les espera el panorama de las vacas flacas ya que en la temporada de las vacas gordas, trabajadores y extrabajadores disfrutaron las tres décadas florecidas de la operación del Carbón.

Nosotros interpretamos la grave situación financiera del Cerrejón como el efecto dominó, con varias aristas que se producen desde la venta del mineral en los mercados internacionales y dificultades entre los accionistas por la competencia de los tres socios quienes desarrollan como empresa políticas totalmente distintas en cuanto a la cotización. Qué decir de los tres grandes fantasmas que atemorizan a los inversionistas en Colombia: la fecha que tiene proyectada la finalización de la explotación del mineral que no supera los 15 años, la inestabilidad del precio del carbón en los mercados internacionales y la inseguridad jurídica de Colombia frente a la aplicación de las normas ambientales, licencias y la oposición que ejercen algunos sectores sociales en contra de la operación en los alrededores de la mina.

Sí, es cierto que los guajiros nos debemos preparar para no depender de la explotación del Carbón por muchos factores, entre ellos que el mundo está exigiendo producir energía limpia y esa tendencia está aumentando porque los países cada día le están exigiendo a sus principales consumidores, aprovechar las bondades de la naturaleza, dejando a un lado el consumo del Carbón del cual somos en La Guajira uno de los mejores productores.

Esperemos que exista una conciliación entre las empresas asociadas de Cerrejón así como un mejoramiento entre el precio y la comercialización del carbón, para que logremos tener en La Guajira a la multinacional por otra década.