¿Los guajiros vivimos a espalda del mar?

Sin ser sabios en la materia, creemos que nos hace falta emprendimiento empresarial para desollar las bondades que la naturaleza nos ha entregado con un inmenso mar que comunica a La Guajira con el mundo y con buen calado en algunas partes para el atraque de embarcaciones. Insisto, nos hace falta iniciativa y cojones para desarrollar los proyectos portuarios en La Guajira.

En la actualidad, La Guajira cuenta en la Troncal del Caribe, jurisdicción de Dibulla, con la infraestructura portuaria llamada ‘Puerto brisa’, inversión privada que se ha desarrollado hasta el momento en dos fases; la primera corresponde a la construcción y puesta en funcionamiento del puerto con sus respectivas licencias, incluido medio ambiente; mientras que la segunda es la construcción y habilitación de la Zona Franca. Y la tercera fase, que es donde hay que ayudar, le corresponde al montaje de todas las instalaciones para el soporte y servicio del Offshore en los pozos operados por Petrobras, Statoil y Repsol, actividades que vienen realizando en las costas de La Guajira y para los cuales los puertos de Cartagena, Barranquilla y Palermo se habían preparado para hacer estas operaciones.

No era un secreto que los puertos de La Guajira estaban al margen del desarrollo del pozo exploratorio Orca-1, en el bloque Tayrona, hecho que en su momento generó todo tipo de reclamos por separados, más no gremial, porque a propósito esto, es otra desventaja del Departamento. Nosotros no contamos con gremios debidamente organizados que defienda una postura. ¿Y la Cámara de Comercio de La Guajira? Lo que hace es tímidamente porque viene siendo atizonada por Enrique Herrera Barros, un periodista de Cardenal Stereo que se conoce de la A hasta la Z este tipo de acontecimientos. Sé que a muchos les va a molestar lo que voy a decir, pero si no fuera por Enrique Herrera Barros con su pregón cotidiano en la emisora y en las reuniones a donde lo invitan, muchos estuviéramos en el muladar de la ignominia.

Sabemos que ‘Puerto Brisa’ no puede cambiar el objeto para el cual fue construido por los inversionistas de sacar carbón del país, ni tampoco se puede vincular al proyecto el pensamiento contrabandista de someter al puerto en un ‘San Andresito’. Debemos ayudar para que ‘Puerto Brisa’ en Dibulla también sea habilitado para operaciones Offshore y quitarnos el fantasma de que Barranquilla es la capital de estas actividades.

¿Cree usted que en La Guajira estamos a espalda de las operaciones portuarias? Esta es la pregunta que hay que responder.