Los recursos del pacto

Recuperar la institucionalidad y contar con un mandatario que visiona un departamento próspero le está permitiendo a La Guajira acceder a la consecución de nuevos recursos para impulsar su desarrollo social y económico.

Un billón de pesos se estarán invirtiendo inicialmente en La Guajira, una vez el gobernador firmó el pacto territorial con el departamento del Cesar y la Nación.

Recursos que se invertirán en sectores claves para dinamizar la economía como el de vías, turismo y salud, para lo cual se trabajó de la mano con el Departamento Nacional de Planeación, durante varios meses para que los proyectos fueran aprobados.

Ese resultado es producto de contar con un gobernador para cuatro años, que tiene clara la hoja de ruta que ha marcado para lograr en el mediano y largo plazo que los proyectos logren materializarse, lo que indudablemente será un factor para seguir ganando confianza con la comunidad.

Se requiere entonces, que los funcionarios del Palacio de la Marina, se pongan a tono con los objetivos del gobernador para que todos remen hacia el mismo lado y se pueda demostrar al Gobierno nacional y a los entes de control, que se cuenta con un recurso humano idóneo y honesto para sacar adelante todas las iniciativas plasmadas en el pacto territorial Cesar-La Guajira.

Lo que se viene es de mucho compromiso pero especialmente de un manejo transparente para evitar la suspicacia, pero especialmente para seguir demostrando que se pueden hacer las cosas bien, no se pueden dejar tentar por hechos de corrupción puesto que se trata del bien colectivo, de toda una comunidad que sigue soñando con las grandes obras que merece el Departamento.

Llegó entonces la hora de materializar en hechos los proyectos del billón de pesos que se invertirán en La Guajira, para que al término del actual periodo de gobierno, puedan expresar con tranquilidad: ¡misión cumplida!

No será tarea fácil pero si se ejerce autoridad, se ordena y se planifica muy seguramente los buenos resultados no se harán esperar. Llegó la hora de predicar y aplicar, de concretar lo que tanto se anuncia y que por fin las familias guajiras puedan gozar de una mejor calidad de vida.