Los retos del alcalde de Riohacha

Riohacha llega a sus 476 años de poblamiento  en  medio de una serie de dificultades que se agudizan con el tiempo, que requie-ren un mayor esfuerzo de la actual administración para sacar adelante su Plan de Desarrollo  aprobado  por el  Concejo  Distrital,  que se constituye en el instrumento  destinado  a  orientar,  regular  y  promover en el periodo 2020 – 2023 todas las actividades en los sectores social, económico, seguridad  y  convivencia, infraestructura y ambiente e institucional, en procura del  mejoramiento  de  las condiciones y la calidad de vida de los habitantes de la jurisdicción  del  Distrito  de Riohacha, mediante la aplicación con eficiencia, eficacia, racionalización y transparencia de los recursos económicos, físicos y humanos. 

Hoy con una serie de actividades académicas y culturales, se conmemora la fecha por parte de la actual administración, con un llamado al sentido de pertenencia de los ciudadanos  quienes  deben generar una mayor conciencia para desde su comportamiento  ayudar  a  construir una ciudad amable y amigable con el medio ambiente. 

Sea la oportunidad para recordarles al alcalde y a su equipo de gobierno, que se deben redoblar los esfuerzos para mostrar esos primeros resultados  de  cambio,  en una  ciudad  que  sigue  creciendo de manera desordenada, con serios problemas de movilidad, ocupación del espacio  público  y  con  una alta tasa de desempleo.

A dos años y cuatro meses de que termine este periodo de gobierno, la administración cuenta con poco tiempo para poder cumplir con los compromisos a la comunidad refrendados  en  el  Plan  de Desarrollo ‘Riohacha cambia la historia’ 2020-2023, en el que se consigna por ejemplo su visión al año 2035, en donde se plantea que  el Distrito Especial, Turístico y Cultural será una ciudad competitiva, moderna, con vocación marítima  y  turística,  con oferta  cultural,  ambientalmente  sostenible,  organizada, segura e integrada, que haga posible la equidad, la convivencia social y el crecimiento económico.

Esta condición será el resultado del logro de los objetivos de desarrollo humano, de adoptar una posición de liderazgo  departamental  y regional,  de  adelantar  una gestión de gobierno estratégica,  desarrollo  tecnológico, planeación,  desarrollo  del territorio y convivencia ciudadana.  La  ciudad  podrá cerrar la brecha social entre lo urbano, lo rural y lo étnico con  sentido  de  identidad  y pertenencia  territorial  y  se hará posible la construcción de un ciudadano del mar.

Sin  embargo,  solo  redoblando  los  esfuerzos,  la actual  administración  podría dejar esas bases sólidas para alcanzar lo que el propio alcalde José Ramiro Bermúdez, plantea como la gran oportunidad y el gran desafío de enrutar el destino por el mejor camino.