Más vale malo conocido

Acudiendo al libro refranero, hoy queremos desarrollar una paremia de origen popular que expresa una condición y una consecuencia muy acorde a la situación entre el antiguo y la nueva empresa de servicios públicos domiciliarios de carácter privado en La Guajira, de la cual a pocos meses de haberse iniciado sus operaciones, ha generado las primeras manifestaciones de sus usuarios, bloqueos y un sinnúmero de quejas relacionadas con la suspensión del servicio y su valor altísimo.

“Más vale malo conocido que bueno por conocer”, dice esta sabiduría popular que en el fondo nos deja el mensaje que “los cambios siempre generan incertidumbre”, que en sus consecuencias nos puede generar un riesgo por algo que creemos que es bueno y al final resulta malo.

En el “Más vale malo conocido…” nos corresponde invocar a la extinta empresa Electricaribe y en el “…bueno por conocer” corresponde a Air-e. La primera le dimos un sepelio de tercera por habernos involucrado por más de 20 años en las horribles noches y amargas auroras, convirtiéndose  en un gran generador de violencia por la cantidad de manifestaciones y bloqueos que se presentaron en las vías nacionales y las respectivas asonadas protagonizadas por los enardecidos usuarios que utilizaban las vías de hecho como la única forma que tenían para que fueran escuchados y atendidos en sus peticiones por el Gobierno.

A juicio de los usuarios a quienes los medios de comunicación les recibimos a diario las quejas, la nueva empresa viene prestando un pésimo servicio y en la facturación; los quejosos indican que se ha duplicado y triplicado su valor en comparación al prestador anterior y con ellos, la incapacidad de respuesta para resolver las fluctuaciones que se presentan.

La semana pasada centenares de usuarios de Air-e salieron a las calles de Riohacha para protestar por el mal servicio y la alta facturación, manifestantes que en sus arengas indicaban que se sentían inconformes por los procesos de instalación de medidores, cobros de altas  facturas, entre otras acciones que viene realizando la empresa Air-e.

Cada manifestación en contra del mal servicio es un campanazo de alerta que se puede convertir en una bomba de tiempo con estallido social, debido a que cada día se acrecientan las protestas y está próximo a llegar un gran detonador llamado política, cuyos candidatos con aspiraciones a un cargo de elección popular pueden incitar a sus seguidores a la protesta y ella puede terminar en hechos lamentables.

Es hora de que el Gobierno nacional y la Superintendencia de Servicios Públicos escuchen a los usuarios y revisen las quejas diarias que se presentan, antes de que pasen cosas mayores. Por eso cerramos con un refrán que genera una alerta a futuras situaciones desagradables: “Más vale prevenir que lamentar”.