Medidas sociales

Los anuncios del ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, luego de concluir un consejo de seguridad extraordinario en el municipio de Maicao, requiere que las autoridades de La Guajira le hagan el debido seguimiento para verificar su cumplimiento.

Si bien son una serie de medidas que buscan contrarrestar la acción de los violentos, se requiere de otras acciones sociales que beneficie a esa población vulnerable que no encuentra cómo invertir su tiempo libre.

Estas nuevas administraciones deben empezar a mostrar iniciativas para toda esa población que requiere trabajar y que buscan ganarse la vida de manera digna, porque no todo se soluciona con medidas coercitivas.

Adicionalmente, deben ofrecer programas deportivos y culturales para todos esos jóvenes, que por circunstancias de la vida no tiene acceso a la educación, que vienen de hogares disfuncionales y que encuentran en la calle ese refugio que le niegan sus padres.

La situación de inseguridad se debe estudiar desde un todo, por ello, las medidas que se implementen deben ir de la mano de lo social como una garantía para avanzar en el tema.

De acuerdo a la Oficina del Alto Comisionado para las Naciones Unidas, el poder judicial, el Ministerio Público, las fuerzas de seguridad y el sistema penitenciario no han desarrollado las capacidades necesarias para responder eficazmente mediante acciones de prevención y de represión legítimas del crimen y la violencia.

Es decir, en el caso nuestro, si bien se adoptan medidas represivas para contrarrestar la inseguridad, es posible que no se avance porque las causas se deben abordar desde su raíz.

Se esperaría entonces que los señores alcaldes se esfuercen por brindar a la comunidad calidad de vida, garantizando el acceso a la salud, la educación y el trabajo si realmente se pretende reducir los niveles de inseguridad para garantizar la convivencia pacífica.