Meritocracia

La designación del arquitecto guajiro Guillermo Ávila Barragán, como gerente de espacio público y movilidad de la ciudad de Cartagena, a través del proceso de meritocracia y anunciada públicamente por el alcalde William Dau Chamatt, es un claro ejemplo a seguir por el gobernador electo de La Guajira, Nemesio Roys Garzón, quien anunció ese mismo mecanismo para conformar su gabinete.

Se esperaría entonces, que ese aviso del mandatario de los guajiros no sea solo un tema emotivo del momento, sino que cumpla con esa palabra, porque significaría que realmente puede tomar sus propias decisiones sin ningún tipo de amarre político.

Si algo requiere hoy La Guajira, es el aporte de esos profesionales que se han venido preparando y que esperan una oportunidad para retribuirle a su tierra lo que ella les ha brindado.

La crisis institucional por la que viene atravesando La Guajira requiere del concurso de sus mejores hijos liderados por el nuevo gobernador, quienes deben trabajar de la mano para lograr en un tiempo prudencial recuperar el control y empezar a generar confianza en la comunidad para lograr ese respaldo popular que legítima un gobierno.

Es conveniente entonces recordarle al gobernador su slogan de campaña ‘gobernador del cambio’, y eso precisamente es lo que esperan todos los guajiros de allí que debe iniciar con esa decisión de escoger su gabinete por meritocracia, sin importar lo que piensen ese grupo de aduladores que nunca faltan, o aquellos que no cumplen con las instrucciones porque se creen poderosos, o los que consideran que políticamente están por encima de los demás y quienes lamentablemente son los que terminan torpedeando medidas que buscan beneficiar a la comunidad.

Llegó la hora del cambio señor gobernador, en usted están cifradas las esperanzas de toda una población que espera despertar de esa horrible noche para empezar a transitar el camino de la prosperidad lo que requiere de todo su temple, principio de autoridad, manejo honesto de los recursos públicos, sabiduría en la toma de decisiones y vocación de servicio.