¿Nos bajaron del Tren Regional Caribe?

La locomotora de la inestabilidad política que vivió La Guajira en los últimos ocho años hasta el 31 de diciembre de 2019, jalonó los vagones de la ingobernabilidad y la misma inestabilidad de los gobernadores, nos impidió comprar un boleto para montarnos en el Tren Regional Caribe que según los estudios, conectará los departamentos de Bolívar, Atlántico y Magdalena.

El proyecto ferroviario tiene el rótulo de Caribe que se sobreentiende abarcaría la mayoría de los departamentos de la Costa Norte de Colombia, pero se demuestra que desde que se engendra la iniciativa nace con un concepto excluyente porque pareciera que las demás regiones, entre ellos La Guajira, no hicieran parte de la zona norte del paí

El Tren Regional Caribe comenzó a ser diseñado por el Ocad Caribe para favorecer a tres departamentos y no a los siete, y su razón sería conectar y acercar en el futuro a Cartagena, Barranquilla y Santa Marta, sacando de un solo tajo al resto de las ciudades de la Costa. Por lo menos así se desprende de los estudios que fueron contratados a través del Ocad Caribe, proyecto que en su primera etapa  está avaluado en unos US$1,3 millones.

Escuchando detenidamente la denuncia que hizo el senador José David Name relacionada con que La Guajira no está incluida en los estudios que se contrató a través de la Ocad Caribe, es producto de que el departamento ha tenido una ingobernabilidad debido a la elección de varios gobernadores y mandatarios encargados en los dos períodos constitucionales, situación que no nos ha permitido hacer parte del proyecto.
Precisamente quienes han refutado la denuncia del senador Name, hacen parte de quienes eligieron los nefastos mandatarios y los que critican que no tenemos senador guajiro, son los que en su mayoría auspiciaron el voto al Senado para los forasteros.

Le corresponde al actual gobernador Nemesio Roys, con el apoyo de los representantes a la Cámara Alfredo Deluque y ‘Tina’ Soto,  enmendar el entuerto que dejaron quienes pasaron por el Palacio de la Marina, pero también cerrar las venas abiertas a quienes en su mayoría les cae el ‘mea culpa’. No podemos pasar por alto que muchos de nuestros dirigentes políticos de La Guajira tienen responsabilidad en que no estemos vinculados a tan importante proyecto, simplemente porque quienes se creen que están libres de pecado, son los que están viendo la paja en el ojo ajeno y son los que están buscando la fiebre en la sábana y no en el cuerpo del paciente.

Esperemos que con los buenos oficios del gobernador Nemesio Roys, logremos montarnos en el  Tren Regional Caribe.