Nueva generación política

Nos referimos al nuevo esquema de dirigentes políticos de los municipios y el departamento de La Guajira que participan en la toma de decisiones y que buscan como objetivo conseguir un escaño y una posición en las deliberaciones de la cosa pública.

Hay que aceptar que en el departamento de La Guajira aflora una nueva generación política que busca su espacio a través del liderazgo y la ocupación en los cargos públicos.

Hay que admitir que en la última década, la juventud política ha dado importantes resultados en las posiciones que se les han encomendado, calificación que tal vez puede generar cualquier controversia desde el ángulo en que la miremos, aunque si le preguntamos a un analista ‘millennial’ o de nueva generación, nunca va a reconocer el excelente trabajo que hicieron quienes han antecedido a esta nueva generación de la cosa pública.

Aquí no estamos cayendo en un ‘edadismo’ o una discriminación por quienes en el pasado manejaron los hilos de la política y hoy como veteranos quieren continuar en ella; primero tenemos que reconocer que aún existen duchos de la política que cuando comenzaron sus actividades también fueron jóvenes, que muy a pesar que el ocaso del servicio se encuentra a sus espaldas, todavía hay quienes se sienten con la vitalidad de servir.

Hay que aceptar lo que viene irrumpiendo y desplazando la generación análoga contra una nueva que corresponde a la era digital, es decir, se hace a través de un dispositivo desde cualquier lugar del mundo. Ahora bien, somos escépticos en aceptar que hoy existe un legado político, debido a que colocándolo en el plano real es incompatible la transmisión de la experiencia de hacer la política cara a cara contra el nuevo estilo, cuyas opiniones se proliferan a través de las redes sociales.

Lo que tratamos de decir es que existe un conflicto generacional entre quienes tienen una actitud negativa con la nueva forma de hacer política a través de las plataformas digitales, versus, quienes lideran sus procesos y consiguen votos a través de las redes sociales. Nos corresponde ser optimistas con el nuevo proceso, pero en el enlace generacional nos preocupa el método aplicable para que los adultos le transmitan los principios morales a la nueva generación y el buen comportamiento que debe tener el político moderno frente a la corrupción, impunidad, tráfico de influencia, abuso de poder y la falta de escrúpulos; mejor dicho, ¿cuál va ser va ser la forma de disminuir los escándalos que se han presentado a lo largo de la historia política del departamento de La Guajira?

Creemos que la fórmula es credibilidad y coherencia para la sostenibilidad del futuro político de la nueva generación.