Nuevo operador

En noviembre del 2020 vence el contrato de operación del sistema de acueducto y alcantarillado de Riohacha, a cargo de la empresa Asaa lo que motivó a los concejales del Distrito a entregar facultades al alcalde Juan Carlos Suaza, para conformar una nueva empresa de economía mixta para que se responsabilice del servicio.

La situación empezó a generar las primeras reacciones en los candidatos a la Alcaldía, algunos de los cuales consideran que la decisión debería ser responsabilidad de quien resulte ganador para gobernar en el nuevo periodo de gobierno.

Llama la atención las facultades amplias concedidas por los concejales al alcalde, quienes en la exposición de motivos no expresan que requisitos debería cumplir desde lo técnico y económico la nueva empresa que operaría el sistema de acueducto y alcantarillado.

También es perentorio que el Distrito comparta con la comunidad los resultados del contrato interadministrativo 096 de 2019, sobre la asesoría y acompañamiento financiero, técnico y jurídico para la definición del esquema de prestación de servicios públicos domiciliarios de acueducto y alcantarillado en el Distrito.

Si bien tiene una primera justificación el alcalde Juan Carlos Suaza para contratar la nueva empresa, también la tendría para dejar esa responsabilidad en el nuevo alcalde que resulte ganador en las elecciones del próximo 25 de octubre de 2019, y quien estará administrando en el periodo 2020-2023

No es sano que en medio de un debate electoral, y de un periodo de gobierno tan cuestionado se pretenda avanzar en una contratación para escoger al nuevo operador del acueducto y alcantarillado de la ciudad, para los próximos 30 años.

Sin embargo, a pesar de todas esas consideraciones, la primera autoridad del Distrito también está facultada para avanzar en el tema, pues cuenta con las herramientas legales para ello, pero se le hace un llamado para que analice detenidamente la situación y tome la mejor decisión, para evitarse en el futuro cuestionamientos innecesarios frente a una medida crucial para el desarrollo social y económico de la capital de La Guajira.