Obras suspendidas

Un reciente informe de la Contraloría alertó sobre cuatro obras suspendidas en La Guajira, que se financian con recursos de regalías y que al pasar del tiempo se pueden convertir en elefantes blancos.

Se trata de cuantiosos recursos económicos que se invierten en una serie de obras en diferentes sectores, cuyo objetivo es permitir que la comunidad goce de unas mejores condiciones de vida.

No es la primera vez que este ente de control advierte sobre obras que se contratan pero no se ejecutan en su totalidad y si las terminan se llevan más del tiempo estipulado en los contratos que se firman.

En esta oportunidad, son más de 20 mil millones de pesos de recursos de regalías en los sectores de agua y vías, en los municipios de Riohacha, Albania y Hatonuevo.

El llamado entonces a los alcaldes de estos entes territoriales, para el respectivo seguimiento a las obras alertadas por la Contraloría, para que se tomen las medidas legales a que haya lugar con el objetivo que los contratistas cumplan con el contrato.

Son varias las acciones legales de la que puedan hacer uso los señores alcaldes para poner en cintura a los contratistas, y que estos finalmente puedan entregar las obras a su cargo para beneficio de la comunidad.

En el caso de Riohacha, el ente de control llamó la atención sobre la construcción de un microacueducto para suministro de agua con sistema fotovoltaico en la comunidad indígena La Romana, el cual está vencido con un avance físico del 70% y en donde se invierten $717 millones.

Este caso es realmente triste, porque se trata de abastecer a familias indígenas del líquido vital para que puedan subsistir en medio de sus dificultades, cuya población infantil está seriamente amenazada por la desnutrición.

Otro proyecto no menos importante donde se invierten $28 mil millones, corresponde a la construcción de pavimento flexible y expansión de las redes de alcantarillado en la Comuna 10 también en Riohacha, el cual lleva más de un año sin ser intervenido.

En Albania, otra obra suspendida y con un avance de solo el 48%, como la construcción de la reposición de la planta de tratamiento de aguas residuales domésticas, obras de extensión de redes eléctricas y acceso vial a la Ptar del sector urbano de Cuestecita, por un valor de  $6.400 millones.