Orden en la capital

El alcalde de Riohacha, José Ramiro Bermúdez Cotes, sigue planteando la necesidad de cambiar la historia del Distrito, que solo se logrará en la medida que imponga el orden en temas como espacio público, movilidad, seguridad y el crecimiento ordenado de la ciudad.

Debe también el mandatario, generar cambios sustanciales al interior de la administración, es decir en toda la planta de personal, para lograr funcionarios comprometidos con el ejercicio de las funciones del cargo.

Adicionalmente, definir proyectos claves que pueda trabajar en sus cuatro años de administración que jalonen el desarrollo social y económico del Distrito.

Para ello es necesario, lograr construir un Plan de Desarrollo de la mano de la comunidad, con metas aterrizadas que se puedan cumplir en este nuevo periodo de gobierno.

El reto es enorme, si se entiende que el mandatario asumió una administración en medio de una aguda crisis económica, que requiere de todo su compromiso, esfuerzo y honestidad para avanzar en lo que se ha propuesto para lograr que el Distrito brinde las garantías que sean necesarias para que siga llegando la inversión privada.

Es claro que el Distrito cuenta con unos sectores que si se trabajan de la mejor manera posible, pueden generar empleo, como es el del turismo, cultura y deporte, porque además allí se invierte en el ser humano.

El camino es largo, el tiempo pasa de manera rápida y por eso el mandatario debe saber cómo y en qué tiempo implementará todas esas acciones que tienen como único objetivo mostrar un Distrito de avanzada, de no hacerlo, podríamos estar frente a unos objetivos que pueden quedar solo en sueños.

El acompañamiento del equipo de gobierno es clave, los secretarios son piezas fundamentales para el logro de los propósitos, por eso deben ser lo suficientemente idóneos para servir a una comunidad que sigue reclamando mejores condiciones de vida y que dependerá en gran parte de cumplir con las metas del plan de desarrollo de la mano de la primera autoridad del Distrito.