Por la cultura

Un llamado al diálogo y a la sensatez, al gobernador de La Guajira, Nemesio Roys Garzón y al gerente del Fondo Mixto de la Cultura y las Artes de La Guajira, Fredy González Zubiría, para que desde lo institucional se discuta la legalidad de la ordenanza 023 del 11 de diciembre del 2000 donde se asignan 1.500 salarios mínimos legales vigentes para cada año fiscal al ente cultural y que deben ser girados por el Gobierno departamental.

Los temas institucionales deben tratarse como tal, por lo tanto es urgente que los miembros de la junta directiva del Fondo, se reúnan y analicen la situación para encontrar una solución y evitar un daño al sector cultural.

Se trata de un encuentro constructivo, desprovisto de mezquindades donde prime el análisis juicioso que permita encontrar una hoja de ruta para que el Fondo Mixto siga funcionando de acuerdo a su génesis, es decir, una institución mixta que no dependa única y exclusivamente de los recursos públicos a través de la ordenanza cuya legalidad debe quedar clara.

Es determinante que se despejen las dudas de la ordenanza 023 del 11 de diciembre del 2000, toda vez que de acuerdo a una constancia del secretario General de la Asamblea departamental, otra ordenanza la 038 del 26 de noviembre de 2004 la modificó derogando sus disposiciones y la cual se encuentra vigente.

Este cruce se puede aprovechar de la mejor manera para recordar cuál es la razón de ser del Fondo Mixto, que en muchas ocasiones suple las obligaciones que le corresponden a la Oficina de Cultura departamental. El sector cultural debe salir ganancioso de esta discusión, cuyos gestores en los últimos años no han contado con el suficiente apoyo para sacar adelante sus iniciativas.

Es una bonita oportunidad para fortalecer el sector, entendiendo y respetando también los roles de cada institución, donde prime el trabajo diario que con las uñas realiza ese grupo de personas que dedican su tiempo a esas prácticas individuales y colectivas desde la literatura, la danza, la música, el teatro, el baile y otras manifestaciones.

El llamado también para los honorables diputados, en el entendido que se requiera de su apoyo para que el Fondo Mixto recobre ese soporte económico para financiar y cofinanciar proyectos culturales, pero también para dar una discusión sana que permita reinventar la institución.