Por la libertad de expresión

La Fundación para la Libertad de Prensa –Flip– recibió el premio Simón Bolívar como ‘Periodista del año’, en medio de los ataques sistemáticos a la prensa que no cesan en Colombia.

Para el jurado, es fundamental el trabajo de la Flip, por eso en su criterio, argumentaron que la crisis económica por la que atraviesa el periodismo y los enormes desafíos técnicos y políticos que enfrenta, exigen soluciones que no están en manos de un solo periodista o un solo medio. Defender el oficio y devolverle su lugar en nuestra sociedad depende hoy del trabajo colaborativo en red.

Pocos en Colombia se han tomado esto tan en serio como la Fundación para la Libertad de Prensa, una organización que ha promovido proyectos colectivos para defender el periodismo y la libertad de expresión, fomentando el periodismo de excelencia.

El jurado celebra el inspirador efecto que ha tenido su llamado a defender colectivamente al periodismo y a combatir en red la censura.

Lo importante de este premio, entre otras cosas, es que un grupo de periodistas de todos los departamentos conforman la red de corresponsales, a través de quienes se hacen llegar todas las denuncias de los periodistas afectados además del seguimiento a las medidas de protección que se definan.

Todo esto se suma a su esfuerzo permanente por la formación y apoyo a los periodistas colombianos, en especial en aquellas regiones donde la libertad de prensa está más amenazada por la corrupción y la violencia.

En el caso de La Guajira, se conocen de reportes de periodistas amenazados que han sido reportados a la Flip, quienes los estudian para brindar la protección que requieran.

Solo este medio de comunicación, reporta amenazas de cinco de sus periodistas, que tienen que ver con actores de la vida pública, algunos tienen protección de la UNP y a otro le tocó salir de La Guajira.

Hoy la libertad de expresión sigue seriamente amenazada, por eso el trabajo de la Flip es primordial, y fundamental para el trabajo que realizan los periodistas en sus regiones.

Es la oportunidad entonces para entender que hoy más que nunca, el trabajo de los periodistas es primordial para las regiones, pero especialmente para las comunidades porque se convierten en sus voces para denunciar sobre situaciones que los afecta pero también para destacar temas positivos.