Premio al promotor de la reforma nefasta

El pasado 3 de mayo de 2021 le leímos al presidente Iván Duque un trino que decía: “He aceptado la renuncia del Dr. Alberto Carrasquilla como ministro de Hacienda”, y el 30 de agosto, el mismo mandatario escribió: “He designado al dos veces ministro de Hacienda… Alberto Carrasquilla, como nuevo codirector del Banco de la República”. Esta designación la calificamos como una retribución del Gobierno al promotor de una nefasta ‘Reforma Tributaria’ que precipitó el estallido social en el país ocasionando muertos, heridos, disturbios y la destrucción de muchos bienes públicos y privados.

Quienes no somos expertos en temas económicos, lógico tenemos una mirada completamente diferente a quienes están catalogados como gurús de la economía nacional y en cuanto lo que tiene que ver con las personas que conforman el cuerpo colegiado del Emisor, ellos tienen como finalidad decidir el rumbo económico de la Nación, por lo tanto se convierten en líder de la opinión con alta aceptación y reputación en el gremio de los economistas, el empresariado y el ciudadano del común, he allí en donde calificamos que la designación de Carrasquilla como nuevo codirector del Banco de la República, se puede convertir nuevamente en el rechazo nacional, debido a que el país se viene recuperando de los destrozos que generó su ‘Reforma Tributaria’ que estuvo cargada de inconformismo nacional.

Jamás cuestionaríamos su hoja de vida, porque al revisarla consideramos que Carrasquilla está en el listado de colombianos más preparados para el direccionamiento de la economía nacional, pero no es el momento de su designación, porque hasta hace tres meses Colombia se encontraba en un caos total producto de su iniciativa reformista y, aparte de eso, sus nefastos resultados nos conduce a pensar que sus procedimientos y aplicación son lesivos para el ciudadano que brega por su supervivencia, en medio de los estragos económicos que ha dejado la pandemia y  hasta donde hemos leído y conocido de Carrasquilla, podría tratarse de una persona con conocimientos aislados a la realidad nacional, punto que lo separa de la sensibilidad al momento de manejar la crisis económica del país, tasas de interés, el poder adquisitivo de la moneda y la inflación en general.

Sin conocer los intríngulis  que originó la designación de Alberto Carrasquilla como codirector del Banco de la República, creemos que puede ser una contraprestación del Gobierno a un exministro que fracasó y se quemó con la ponencia financiera del país, y empotrar a este tipo de persona en la junta del Emisor, aislará a la entidad de la realidad económica nacional de la misma forma como en su Ministerio aisló al país de la realidad económica de los colombianos.

Carrasquilla logró unir al país, pero para que los colombianos protestáramos en contra de una reforma que precipitó el estallido social.