Protesta folclórica

Existe una batalla entre quienes están a favor de  los eventos folclóricos virtuales y quienes en medio de las restricciones y el distanciamiento social, piden que los conciertos y festivales se aplacen para hacerlos de manera presencial. Quienes están en contra de la virtualidad y reclaman de manera ortodoxa su aplazamiento para que el próximo año se haga la convocatoria del público de manera presencial, están equivocados porque el mundo avanza, la tecnología no se detiene y el público virtual es mucho mayor que quienes ven en las herramientas modernas un tabú.

La semana pasada se cumplió por las redes sociales, plataformas digitales y el canal regional Telecaribe, la realización del ‘Festival Francisco El Hombre’, criticado por quienes no son amigables de los eventos en donde suena un acordeón y más aún, si en esta oportunidad se utilizó la virtualidad como salida a la situación de pandemia,  pero escuchando y leyendo sus comentarios y basado en el derecho que le asiste a la libre y sana crítica de los que se opusieron al ‘Festival Francisco El hombre’ virtual, en su mayoría son personas que lo vienen criticando y a muchos de ellos, pocas veces se les ha visto ingresar a los eventos del festival en la calle Primera.

 Ahora bien, quienes estuvimos viendo y haciéndole seguimiento a la realización, debemos aclarar en qué sentido van las críticas, si a la producción o al contenido.

Son dos cosas diferentes, pero en cuanto a contenido de los concursantes no se asimiló a lo que el festival estaba acostumbrado a presentarle a quienes son amantes de este tipo de competencia, creíamos que por ser pregrabados podríamos contar con algo fenomenal en donde previamente y aprovechando las ventajas y bondades que nos da la tecnología, pensábamos que las competencias iban a ser mejores. Aceptemos el ‘primerazo’ para mejorar el siguiente año y lo que vimos que sirva de punto referencial para los festivales virtuales  que vienen en camino.

 A propósito de queja, el primer Rey Infantil del Festival de la Leyenda Vallenata (1969), Óscar Negrete Zuleta, oriundo de Villanueva, hizo viral un audio en donde reclama la realización virtual del Festival Vallenato y la falta de ayuda en esta temporada de pandemia a los hacedores y quienes han hecho parte de los diferentes concursos.

Esto generó una leve protesta virtual por quienes siempre contradicen la realización del festival y ahora se le suma quienes están en contra de lo virtual. La responsabilidad social del festival en sus ayudas en época de pandemia ya es un criterio de sus organizadores, pero señores, lo de la virtualidad de los festivales es una realidad, simplemente los ortodoxos para que puedan estar a tono tienen que ir a la vanguardia de la tecnología y los festivales tienen que seguir adelante en el mundo de la virtualidad y cuando la circunstancia lo amerite utilizar la alternancia o lo híbrido, entre presencial y virtual.