Rajados en educación

Una vez más La Guajira queda muy mal parada en el país por los tristes resultados de las pruebas Saber 11, al ocupar el lugar 30 entre 33 departamentos, cifra que debe avergonzar a los sectores de la sociedad, porque es el resultado de un trabajo que se realiza a medias desde los hogares, en las instituciones educativas, en los entes territoriales y los gobiernos departamental y nacional.

A nivel nacional, por ejemplo, la posición por municipio también preocupa, en el puesto 270 se ubicó Urumita; Riohacha figura en la posición 659; Manaure en 1.071; y Uribia en 1.077.

Para la realización del ranking se tuvo en cuenta el promedio ponderado, las instituciones donde se presentaron 5 o más estudiantes y los resultados de las áreas evaluadas: lectura crítica, matemáticas, sociales y ciudadanías, ciencias naturales e inglés. Cifras desalentadoras, que requieren de un serio análisis que debe partir del gobierno y de los docentes mirando el tema desde todos los lados, porque no es posible que sigan pasando los años y La Guajira no logre mejorar su posición frente a los resultados de las pruebas Saber 11.

Si los docentes son exigentes frente a sus reivindicaciones que reclaman con justo derecho, también entonces se les debe exigir resultados en la preparación académica de los estudiantes, lo que también depende del compromiso de ellos y de los padres de familia.

Por lo tanto, es urgente que los nuevos mandatarios que asumen este primero de enero de 2020, redoblen sus esfuerzos por invertir en la educación, por ofrecer instituciones confortables a los estudiantes, donde se les garantice a tiempo su servicio de transporte y alimentación, y docentes realmente comprometidos con la noble tarea de enseñar.

De acuerdo al Ministerio de Educación Nacional, la prueba Saber 11 es la evaluación del nivel de la educación media a partir del año 2014 que se alinea con las evaluaciones de la educación básica para proporcionar información a la comunidad educativa en el desarrollo de las competencias básicas que debe desarrollar un estudiante durante el paso por la vida escolar.

Varios son los objetivos de las pruebas, como comprobar el grado de desarrollo de las competencias de los estudiantes que están por finalizar el grado undécimo de la educación media, y monitorear la calidad de la educación de los establecimientos educativos del país, con fundamento en los estándares básicos de competencias y los referentes de calidad emitidos por MinEducación.

Es decir, hay mucho por trabajar, pero también reconocer, por ejemplo, al Colegio Sara Deluque por ese primer puesto a nivel departamental.