Recobrando la calma política

Después de la tempestad, viene la calma”, este es un viejo refrán que nos entrega un mensaje de optimismo después del clima de tensión que generaron las campañas electorales, estableciendo que los seres humanos podemos cambiar rápidamente de manera favorable.

Así lo aplicamos con lo ocurrido el pasado domingo en donde por circunstancias de las competencias políticas nos enemistamos temporalmente con nuestros familiares, amigos y allegados, que políticamente estábamos en orillas diferentes. Terminado el debate electoral y con el ganador definido, tratamos nuevamente que nuestra relación de familiaridad y de amistad que estuvo deteriorada por razones políticas, lleguen nuevamente a su normalidad.

Guardamos la firme esperanza que con la llegada de Nemesio Roys Garzón al Palacio de la Marina y los diputados al deteriorado edificio de la Lotería, logremos superar la barrera de la estigmatización que la dirigencia política nacional y los entes de control, han emprendido en contra de los guajiros, en algunas oportunidades por hechos de nuestros propios paisanos que han cometido sus faltas administrativas y delitos contra la administración pública y en otras ocasiones porque a los guajiros nos han tomado como ‘conejillo de india’ y han colocado su ‘cortina de humo’ para tapar algunas faltas del interior del país.

Guardamos la firme esperanza que con la llegada de Nemesio Roys Garzón a la Gobernación de La Guajira, las aguas turbias lleguen a su normalidad y sus buenas relaciones en el nivel central nos permitan conseguir los recursos y los proyectos que beneficien al Departamento. Tenemos la confianza y la fe en Dios, que como Nemesio se conoce los intríngulis de la Casa de Nariño y de los entes nacionales tras su paso por la Dirección Nacional de Prosperidad Social, DPS, le quedaría fácil, ya que es una persona conocida en los entes nacionales. Aquí estamos conjeturando ante la premisa que Nemesio va a jalonar muchos recursos del Gobierno nacional para La Guajira.

¿Qué viene ahora?, que los senadores que sacaron votos en La Guajira y que dijeron en su momento que iban a defender al Departamento, acompañen al gobernador elegido popularmente por los guajiros para conseguir proyectos y recursos que beneficien a esta región peninsular que estuvo devastada por la politiquería y las malas administraciones de nuestros gobernantes, sumiéndola a una interinidad político-administrativa. Le corresponde a los dos representantes a la Cámara, Alfredo Deluque y ‘Tina’ Soto, quienes apoyaron en campaña a Nemesio, que hoy como gobernador no lo vayan a dejar huérfano o solo en su lucha por sacar adelante a un departamento que necesita del apoyo del Gobierno central y de la dirigencia política nacional.