Reconciliémonos los guajiros con Dios

Concluyó en la ciudad de Riohacha la ‘Convención Internacional Apostólica y Profética 2019’ realizada en el ‘Centro Cristiano Vida de Fe’ y liderado por la Pastora Loren Brito, en la cual participaron una serie de profetas provenientes de muchos lugares del mundo.

Durante tres días de Convención, los pastores y profetas insistieron que a Riohacha y a La Guajira se le tiene que hacer una ‘guerra espiritual’ en los cuatro puntos cardinales de la ciudad y en las entradas y salidas del Departamento, ya que las tentaciones del dinero, la inestabilidad de nuestros gobernantes, así como las mentiras a través de las actividades propias de la corrupción, tienen amarrada a la ciudad y al Departamento.

El mensaje dejó a más uno de los asistentes a la convención completamente intranquilo y sin ser tan supersticioso, bastante preocupados, debido a que cada gobernante que llega tiene que ejercer una guerra espiritual paralela a la lucha jurídica para poder mantenerse en el cargo.

Respetando la libertad de culto de cada uno de nuestros lectores, nos llamó la atención cómo los profetas que no son de la región y vinieron de Estados Unidos, Costa Rica y Chile, que no sabían dónde quedaba La Guajira, a través de la palabra comenzaron a desatar las administraciones que en algún momento acudieron al enemigo de Dios para perpetuarse en el poder.

Insistimos, esta es una percepción del editorialista que no compromete la independencia religiosa o la fe de cada uno de nuestros lectores, pero si nos llamó la atención cuando el traductor de los profetas ingleses decía que en los despachos del alcalde y el gobernador predominaba la “obstrucción”. De allí sale la propuesta de organizar con todos los pastores de la ciudad y el Departamento, y con la presencia de los mandatarios de Riohacha y La Guajira, una guerra espiritual para rescatar del reino de la oscuridad a los entes gubernamentales.

Así como lo plantearon los pastores y los profetas, Riohacha y La Guajira tienen que renovar el pacto con Dios y con el apoyo de los cristianos, católicos y personas de otra fe, deben ungir a las entradas y salidas de la cuidad y el Departamento para que cese la cantidad de situaciones críticas que nos afecta. Hay que pedir perdón por quienes utilizaron la administración para alojar al enemigo de Dios. En Palomino, Puente Pereira y Paraguachón hay que sonar el shofar para que el sonido que sale de instrumento litúrgico fabricado del cuerno de un animal, logre confundir al enemigo y los malos espíritus que se han alojado en esta región. Necesitamos que esos espíritus malignos abandonen a la ciudad y al Departamento, para que pueda entrar la paz, armonía, y nos reconciliemos los guajiros con Dios.