Reestructuración de pasivos del Departamento

El pasado 14 de agosto del presente año, conceptuamos que al gobernador de La Guajira con base a la realidad financiera del Departamento le quedaba la opción de tomar uno de los tres caminos consistentes en seguir con el trapecismo financiero, poner a consideración de la Asamblea un nuevo paquete tributario o someterse al acuerdo de reestructuración de pasivos conocido como ley de quiebra. Si no era una de las anteriores, entonces la Gobernación debería continuar con el malabarismo financiero provocado por los cambios existentes en la ley de regalías y que mantiene al actual gobernante con las manos atadas para contratar obras.

 Iniciamos la semana con la decisión de Nemesio Roys en citar a la Asamblea a sesiones extraordinarias para someter y evaluar, entre otros, el proyecto mediante el cual se conceden facultades y autorizaciones al gobernador de La Guajira para promover, negociar y celebrar un acuerdo de reestructuración de pasivos del Departamento en los términos de la Ley 550 de 1999.

Se trata de una decisión bien pensada y a la cual en su momento invitamos al gobernador para que tomara uno de los tres caminos propuestos por esta casa periodística y consideramos que la Gobernación ha pasado unos periodos de dificultad institucional, desencadenando la profunda crisis financiera en la cual las finanzas del Palacio de la Marina han caído en el círculo vicioso de las demandas y los embargos que ha imposibilitado el cumplimiento de los pagos a los acreedores.

 La decisión de someter las finanzas del Departamento a la llamada reestructuración de pasivos, le genera a Nemesio Roys un costo político en el futuro, pero la ciudadanía debe entender el sacrificio político que el mandatario comienza a transitar en donde los acreedores deben tener la paciencia y la calma en el desarrollo de la programación de pago. Otro punto importante a la decisión que tomará el gobernador con las finanzas del Departamento, es que para someterse a consideración de apoyo fiscal del Ministerio de Hacienda se necesita una persona con experiencia y para el caso, la actual secretaria de Hacienda del Departamento, Claudia Robles, se encuentra capacitada para afrontar el sometimiento, especialmente por la experiencia que adquirió cuando fueron sometidas las finanzas del municipio de Villanueva en la administración de Juan Félix Daza.

 De implementar la Ley 550 en las finanzas del Departamento para saldar todas las obligaciones de la Gobernación y darle solución al medio billón de pesos que se adeuda, permite frenar el círculo vicioso de los embargos, se establece un plan de pago y superado los escollos financieros. Seguidamente, tendremos una entidad territorial viable y saneada en sus finanzas para el próximo gobernante que llegue.