Responsabilidad individual

A partir de este primero de septiembre, Colombia entra a una nueva fase para enfrentar el Covid–19, se habla entonces de aislamiento selectivo, distanciamiento y responsabilidad individual.

La Guajira en estos momentos sigue presentando aumentos en los casos de Covid–19, especialmente en los municipios de Riohacha y Maicao, de allí que los alcaldes deben actuar de manera lógica frente a las decisiones que ha tomado el Gobierno nacional para darle reapertura a los sectores de la economía.

De acuerdo al Instituto Nacional de Salud, la capital de La Guajira se encuentra en una curva de contagio ascendente, por lo que se considera conveniente que no es viable la reapertura de las actividades como ya se ha implementado en otras regiones del país.

Sabemos que no es una decisión fácil, pero lo que está en juego es el bienestar de una comunidad que lamentablemente  no ha cumplido a cabalidad con las primeras medidas de protección como el aislamiento social obligatorio, el uso del tapabocas, el lavado de manos y el distanciamiento social.

La decisión que asuma el Gobierno distrital, además de comunicarla a la ciudadanía debe cumplirse en el estricto sentido de la palabra, si realmente se busca evitar que más personas se contagien con el virus.

De acuerdo al Ministerio de Salud, lo que marca la nueva etapa es el de haber llegado a la disminución del primer brote, razón para entrar en una tercera fase que han llamado aislamiento selectivo, es decir ya no se aislarán a las personas por sus condiciones de riesgo, sino por ser sospechosas o contactos.

En ese orden de ideas, la responsabilidad individual es la que marcará este nuevo período de aislamiento selectivo, de allí el llamado afectuoso a todos los habitantes de La Guajira, para que extremen los cuidados, para que aprendan las lecciones que han dejado estos meses de aislamiento obligatorio que a pesar de las medidas se llevó a muchos seres queridos.

El virus sigue latente, acechando nuestro diario vivir, en cualquier parte está el contagio, la tranquilidad familiar dependerá entonces en  gran parte del comportamiento individual.

Seguramente la reapertura de las actividades será gradual, pero dependerá en gran parte del comportamiento ciudadano, de allí el llamado para que sigan cuidándose para lograr que la economía del Departamento se reactive al menos en el mes de octubre de este 2020.