Se acabaron los plazos

Este 4 de junio se llevará a cabo una de las sesiones técnicas más importantes y que definirá el rumbo del cumplimiento de la Sentencia T-302 del 2017. Sentencia que fue expedida, para salvaguardar la vida de los niños indígenas de la comunidad wayuú y  que se  siguen muriendo por enfermedades asociadas a la desnutrición.

Muy seguramente y como es costumbre, el Gobierno Nacional y Departamental presentarán frente a la Corte, una serie de proyectos que se han desarrollado en la región, como parte de su compromiso y cumplimiento a la Sentencia, sin embargo hay que recordar también que solo se tomará como cumplida la orden judicial, cuando se estructure un plan de acción de corto, mediano y largo plazo que logre garantizarle a las comunidades protegidas de Riohacha, Manaure, Uribia y Maicao agua potable, soberanía alimentaria, acceso efectivo a salud y participación  genuina en la construcción, formulación y vigilancia de los proyectos que se gestionen para el cumplimiento de la Sentencia y que hasta la fecha   no han presentado.

Lo más preocupante es que en el Departamento seguimos ocupando uno de los principales renglones en el tema de morbimortalidad infantil y a la semana 20 reportada por el Sivigila ya se han reportado de manera oficial la muerte de 18 niños menores de 5 años por enfermedades que se pudieron evitar y que son consecuencia directa del hambre que se padece dentro de las comunidades indígenas y que de manera directa, también estamos viviendo fuera de ellas.  Con esas cifras, el Departamento aporta hoy el 21% de los niños que mueren en el país de “física hambre”.

Es claro que el cumplimiento de la Sentencia no solo beneficia a la población wayuú, como muchos creen, su cumplimiento y el avance de las comunidades indígenas, mayoría en nuestro territorio, generaría también un avance para la región que ha estado en total abandono.

Pero este es un trabajo que se debe desarrollar en conjunto, que debe ser un tema en la agenda nacional y que se debe impulsar desde todos los sectores para que se dé su pronto cumplimiento y que se desarrollen en la región proyectos que permitan el avance de toda la sociedad.

A un año del fin del mandato presidencial y frente a la convocatoria urgente de la participación masiva en las urnas para el próximo periodo legislativo,  es tiempo de reclamar un plan efectivo para que el Departamento avance y se convierta en una península próspera capaz de generar empleo y una economía fortalecida frente al futuro que se avecina.

Las decisiones y órdenes que imparta la Corte Constitucional después de hoy, deberán ser acatadas en el menor tiempo posible para lograr que se articulen las acciones antes de que se dé fin al mandato Nacional y Regional y se logren avances efectivos de manera urgente, vinculante y universal.