Se va el generador de violencia

Se aproxima la terminación del prestador de servicio de energía eléctrica en la Costa norte de Colombia que más violencia incitó. Se trata de Electricaribe, una empresa que por muchos años mantuvo alterado el orden público en más de 190 municipios de los 7 departamentos del Caribe, producto del mal servicio que ha prestado e incitando a los usuarios a sus airadas reclamaciones que han  ocasionado taponamientos de vías, paros cívicos, asonadas, quemas de edificaciones públicas, especialmente alcaldías, y en esas manifestaciones muchos  fueron los ciudadanos que resultaron heridos y otros perdieron la vida, todo por reclamar un mejor servicio con base al cobro excesivo que hacía sin que ninguna autoridad en el país interviniera en favor del usuario.

 La tal lupa que la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios le colocó al mal servicio que presta  Electricaribe, creemos que todo el tiempo ha estado empañada, simplemente porque fueron pocas las sanciones que conocimos y que le hubieran aplicado a esta empresa producto de los abusos cometidos en contra de los usuarios, todo por sus cobros excesivos, afectando el patrimonio a muchas familias y empresas que se vieron literalmente engañados entre la mala calidad del servicio y el valor que viene en los recibos.

No sabemos cuál es la responsabilidad penal que pesa en contra de Electricaribe al ser la gran protagonista con su mal servicio del caos en las vías públicas, los muertos en las protestas y en las fluctuaciones del servicio, así como la quema de los electrodomésticos en las viviendas y maquinarias en las empresas. A esto se le suma el cobro dudoso y coercitivo que Electricaribe ha ejercido en contra de sus usuarios, valor que no corresponde al servicio que prestaba, y como si fuera poco, ahora Electricaribe mediante demandas quiere quitarle a varias alcaldías una millonada por la energía consumida en los barrios subnormales.

 Si Electricaribe nació por el racionamiento de energía eléctrica que en su momento nos tomó por sorpresa, crisis que puso en evidencia los agudos problemas estructurales y financieros que aquejaban al sector eléctrico con las llamadas Electrificadoras, creemos que hoy esta empresa  que va de salida, se retira más con pena que con gloria.

La discontinuidad de energía, la variación del voltajes, el exceso en el valor de la factura y ni qué decir de una infraestructura deteriorada que ha generado los constantes racionamientos en el servicio, especialmente por su mampostería y los tendidos eléctricos. Así se mantuvo Electricaribe por muchos años y está en las mismas condiciones a la hora de su retirada.

Viene la empresa Caribe Mar que atenderá los departamentos de Bolívar, Sucre, Córdoba y Cesar, así como Caribe Sol para Atlántico, Magdalena y La Guajira, de las que esperamos que su llegada y prestación de servicio no repitan la mala y amarga experiencia con la no muy bien recordada Electricaribe.