Sembradores del caos, cazadores del poder

Nuevamente los sembradores del caos político – administrativo en La Guajira, aparecieron en el Consejo de Estado solicitando la nulidad del acto de elección del actual gobernador Nemesio Roys Garzón, gobernante que elegimos los guajiros para que rigiera los destinos de nuestra península para el periodo 2020–2023.

La verdad es que creíamos que íbamos a pasar este periodo de gobierno departamental –por lo menos el primer año– sin ningún tipo de demandas electorales para que el gobernante que elegimos los guajiros, pudieran desarrollar tranquilamente su plan de gobierno. Pero los cazadores del poder, los mismos que siembran el caos en nuestra región, abonado por muchos paisanos que les gusta el dantesco escenario de la política, nos comienzan a sembrar la zozobra por intermedio del caos administrativo que se presagia; el cual desestabiliza una administración que le corresponde desviar el trabajo en favor del Departamento, para entrar a defenderse de los ataques jurídicos por quienes buscan alzarse con la Gobernación, sin importar el daño que le hacen a La Guajira.

Otra vez el Departamento está sitiado por demandas electorales, territorio de la geografía colombiana que se ha convertido en el primer laboratorio jurídico con lo que hemos graduado a inexpertos abogados y se han convertido en reconocidos juristas del Derecho electoral, con fallos en favor o en contra de los intereses de aspirantes.

Con el laboratorio jurídico se han emitido doctrinas y jurisprudencias que han contribuido al estancamiento administrativo de municipios y el Departamento, pero también en fallos que han cambiado el ordenamiento jurídico en materia electoral a nivel nacional.

 La sed de venganza política que predomina en La Guajira, las ansias por hacerle daño al contradictor, y la satisfacción por  generar el caos administrativo por quienes promueven las demandas electorales, nuevamente nos estacionan en el portal de la incertidumbre que busca desestabilizar al actual gobernador  para que caiga en desequilibrio y oriente sus fuerzas en la defensa para luego criticar la falencia en los resultados de un gobierno.

A ello se le adiciona que más del 60% de los alcaldes elegidos en La Guajira en el presente mandato, también afrontan sus respectivas demandas siendo las más sonadas las acciones en contra de Juan José Robles Julio, alcalde de Manaure, así como de Uriel Guerra de Urumita, a quien el Tribunal le acaba de ratificar su elección tras soportar dos demandas. Faltando por resolver la de Hamilton García Peñaranda de Fonseca, y las otras que están en turno.

Nuevamente La Guajira está sitiada por las demandas electorales por parte de los sembradores del caos y los cazadores del poder que buscan quedarse con el presupuesto y el poder, dejando a un lado el daño que le hacen al resto de la población y que retrasan el progreso del Departamento.