Sin ‘Hay Festival’

Por falta de apoyo del gobierno departamental y de los municipios, desde hace dos años no se realiza en La Guajira el ‘Hay Festival’, uno de los eventos culturales más importantes de Colombia.

Triste no tener la posibilidad los guajiros de compartir las experiencias de reconocidos escritores, investigadores, músicos, periodistas de talla regional, nacional e internacional, porque simplemente en cualquier momento la organización del evento no contó con el apoyo que se requería para el traslado de esos invitados.

‘Hay Festival’ es un espacio para escuchar, aprender, compartir historias e ideas, como lo indica Cristina Fuentes La Roche, y es absolutamente lamentable que por falta de capacidad no gocemos hoy de ese evento en La Guajira.

Desde este espacio, llamamos la atención del gobernador de La Guajira, Nemesio Roys Garzón, y del alcalde del Distrito de Riohacha, José Ramiro Bermúdez, para que se interesen en el tema y juntos logren que la empresa privada como Cerrejón, Chevron, Promigas, el Banco de la República, el Ministerio de Cultura y otras organizaciones, vuelvan a apoyar esta iniciativa que tanto bien le hace al Departamento cuando se está intentando mostrar otra cara a nivel nacional.

Como se dice en el argot popular, no somos los hijos de menos madre, que no podamos disfrutar de estos espacios que llenan el espíritu, que nos permiten afianzar el conocimiento, conocer cómo se mueve el mundo a partir de las historias de vida. En fin, es un bien colectivo al que se le debe apostar.

Es una tarea que requiere de liderazgo, pero especialmente que entiendan los beneficios que le deja al ser humano, una inversión que va más allá del valor monetario.

Esta es una cruzada para que regrese a La Guajira ‘Hay Festival’, que es tan importante como los festivales que se realizan en los distintos municipios, con un público diferente que también exige se le tengan en cuenta.

Es de mencionar que Hay-on-Wye es una pequeña población en Gales de 1.500 personas en donde existen 41 librerías, conocida también como la ciudad de los libros. El festival se originó allí como un encuentro de amigos para compartir y debatir sus gustos en literatura, música y otras artes.